Historias

La invasión de Bahía de Cochinos 56 años después

La Habana, Cuba.- En 1959, Fidel Castro entró triunfante en la Habana. La guerra contra la dictadura de Batista se había ganado y comenzaba una nueva fase de drásticos cambios en todos los niveles.

La revolución no fue cosa de todos y muchos cubanos salieron del país exiliándose en Estados Unidos. El gobierno de este país temía que un régimen comunista pudiera formarse y consolidarse delante de sus narices, es por ello que apoyó la idea de una invasión a la isla. Este plan comenzó de la mano del presidente Eisenhower en 1960, la operación estaba respaldada en gran medida por la CIA.

Sin embargo, durante 1961, el nuevo presidente, John F. Kennedy también apoyó el plan pero en menos envergadura que su predecesor. Este no quería ninguna implicación con dicho plan pero se siguió adelante con los preparativos.

 

 

El plan consistiría en una serie de ataques y desembarcos en la zona de La Bahía de Cochinos, situada en la costa meridional de Cuba. Tras la invasión se precederían una serie de levantamientos populares dentro de las ciudades y los pueblos de toda la isla.

Las fuerzas de choque serían los exiliados cubanos anticastristas, es por ello que se inició un periodo de entrenamiento para estos en toda clase de armamento, sobre todo de la 2ª Guerra Mundial.

Mientras tanto, el régimen cubano de Fidel Castro sabía que los “yanquis” estaban preparando algún tipo de operación contra la isla, por lo cual, el día que la invasión comenzó a estos no les sorprendió. Es más, algunos lideres cubanos como Ernesto “Che” Guevara deseaban un ataque. 

Tras el entrenamiento, las tropas de la nueva “Brigada 2506” estaba lista para entrar en combate. Esta fuerza también estaba compuesta por antiguos soldados y pilotos por lo que no eran simples exiliados.

 

 

Los últimos preparativos fueron dar a estas fuerzas unos pocos aviones y algún que otro tanque.

El 17 de abril de 1961, la invasión comenzó. Los desembarcos en la playa Girón estuvieron defendidos por algunos barcos (destructores y portaaviones) de la marina estadounidense. Las fuerzas aéreas de la brigada se dispusieron a enfrentarse contra las del régimen cubano.

1500 exiliados desembarcaron en dicha playa donde las fuerzas castristas comenzaron un contraataque.

Las FAR y las milicias adquirieron de todo tipo de material para defenderse de los desembarcos. En el último momento, Kennedy negó la participación de fuerzas norteamericanas en la batalla, lo que favoreció sin duda a los isleños.

Las baterías antiaéreas cubanas lograron derribas algunos bombarderos B-26 de las fuerzas invasoras pero también tuvieron notables perdidas en vidas y material.

 

 

El día 18 se siguió luchando cerca de las playas. El levantamiento popular planeado no ocurrió, lo que fue un duro golpe.

Finalmente tras dos días luchando y sin apenas apoyo por parte de quienes les había entrenado y suministrado las armas, la Brigada 2506 se rindió a las fuerzas cubanas el día 19 de abril de 1961. La operación había fracasado.

Las pérdidas fueron las siguientes: Exiliados cubanos, 114 muertos y 1197 prisioneros que tiempo más tarde fueron intercambiados por toneladas de medicamentos; castristas, 176 muertos y 300 heridos.

Con esta victoria, la figura de Fidel Castro cogió más fuerza aún en la isla; como bien dijo el Comandante “Che” Guevara, “Antes de la invasión, la Revolución era débil. Ahora es más fuerte que nunca´´.

Por la otra parte, Kennedy tuvo que asumir su responsabilidad en la invasión públicamente. Dulles (director de la CIA) fue despedido tras el desastre de Cochinos.

La derrota en la playa Girón fue responsabilidad de la CIA, pues su preparación fue nefasta. 2 días antes de la invasión la fuerza aérea bombardeo algunos puntos de Cuba, la alarma se dio y los cubanos pudieron movilizar a sus tropas, pues el enfrentamiento era inevitable.

Read 800 times
Share this article

About author

OPTV
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…