Historias

Así fue liberación de Auschwitz: 75 años de historia del holocausto que marcó a millones

Polonia.- El ex prisionero del campo de concentración de Auschwitz (situado en la Polonia ocupada por los nazis) se refiere a la tarea de retirar los cadáveres de las víctimas judías para llevarlos a ser incinerados.

Gabbai, que ahora tiene 98 años, es uno de los últimos testigos oculares de la Solución Final: el plan nazi para eliminar a los judíos de Europa que acabó con el asesinato de seis millones de judíos.

En el 75 aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, esta es la historia de los Sonderkommandos, los prisioneros judíos que eran obligados a cooperar en el Holocausto.

Para acelerar el ritmo de los asesinatos, los nazis establecieron campos de exterminio como Auschwitz-Birkenau y crearon una unidad especial llamada Sonderkommando (comandos especiales).

Estaba formada por prisioneros judíos deportados a Auschwitz desde 16 países, cuyo trabajo alimentó la máquina de matar.

"Es algo que nunca olvidaré. Yo tuve la suerte de sobrevivir", dice Gabbai.

Después de la liberación de Auschwitz el 27 de enero de 1945 por las fuerzas soviéticas, muchos sobrevivientes expresaron en libros sus experiencias.

Pero se escuchó muy poco de los pocos Sonderkommandos que lograron salir.

Un hombre con una misión

En la década de 1980, Gideon Greif, un historiador experto en el Holocausto establecido en Israel, comenzó la larga tarea de descubrir el misterio de aquellos miembros de los comandos especiales.

"Uno de mis objetivos era mejorar su imagen. Cuando comencé la investigación, se les consideraba colaboradores y asesinos. Pero ellos eran las víctimas, no los perpetradores", le dijo Greif a la BBC.

El reconocido sobreviviente de Auschwitz Primo Levi escribió en el libro "Los hundidos y los salvados" que la creación de Sonderkommando fue el crimen más satánico del nazismo. Y Greif está de acuerdo.

"Fue la decisión deliberada de los alemanes de utilizarlos. También querían que los judíos compartieran la culpa. Esta es una idea muy cruel. Querían borrar la diferencia entre criminal y víctima".

Buscando la muerte

Greif documentó la experiencia de 31 Sonderkommandos en su primer libro sobre ellos, "Lloramos sin lágrimas".

Los miembros de los comandos especiales se vieron obligados a ayudar en los procesos de asesinato. Las SS cometieron realmente la matanza.

Este grupo de prisioneros tenía que buscar implantes como dientes de oro y objetos de valor ocultos en los cuerpos antes de deshacerse de los cadáveres.

Existen muy pocas imágenes de Sonderkommandos trabajando en Auschwitz, pero después de la liberación del campo, los soviéticos escenificaron varias imágenes que recreaban los horrores por los que pasaron.

"¿Donde esta Dios?"

Gabbai tenía la tarea específica de cortar y recoger el cabello de las mujeres asesinadas.

Décadas después, recordó cómo se sintió entonces conversando con una organización estadounidense dedicada a entrevistar a los sobrevivientes del Holocausto, la USC Shoah Foundation.

"Me dije a mí mismo: '¿cómo puedo sobrevivir? ¿Dónde está Dios?'", se preguntaba Gabbai.

Un hombre polaco le dijo entonces que se mantuviera fuerte, y él decidió seguir ese consejo.

"Me dije a mí mismo: 'soy un robot... cierra los ojos y haz lo que sea que tengas que hacer sin preguntar demasiado'".

Castigos

Gabbai no podía darse el lujo de desobedecer órdenes. Cuando alguien era un poco lento o ineficiente, era castigado brutalmente.

A veces, los guardias de las SS inspeccionaban los cadáveres de camino a las incineradoras. Si veían un implante de oro que los miembros de los comandos habían pasado por alto, la persona responsable podía ser arrojada viva a las llamas.

Otros castigos incluían ser disparado, torturado, golpeado o rodar desnudo sobre la grava.

Estos castigos se realizaban en presencia de otros Sonderkommandos para intimidar a todo el grupo.

El trabajo ofrecía poca protección. Los nazis solían matar a los miembros de los comandos especiales cada seis meses y traían nuevos reclutas.

"Estaban en un estado de shock constante. Vieron a miles de judíos ser asesinados cada día. Era un gran desafío permanecer con vida", dice Greif.

Cámaras de gas

Sin embargo, muchos como Gabbai no solo sobrevivieron sino que ofrecieron información sobre el funcionamiento real de aquella fábrica de la muerte.

"Cerraban las puertas. Luego, las SS lanzaban el Zyklon B desde las aberturas de arriba. Tardaban unos cuatro-cinco minutos en morir, excepto las personas en el lado de donde venía el gas. Allí tomaba un par de minutos".

El Zyklon B llegaba a los campamentos en forma de bolitas de cristal. Tan pronto como los gránulos estaban expuestos al aire, se convertían en gas venenoso y comenzaban a matar personas.

Misericordia de una muerte rápida

Uno de los Sonderkommandos documentado por Greif fue Ya'akov, el hermano de Dario Gabbai.

Ya'akov vio a dos de sus primos aparecer en la cámara de gas. Les indicó que se sentaran cerca de donde salía el gas para tener una muerte rápida e indolora. Le dijo a Greif: "¿Por qué deberían sufrir tanto?".

Greif señala que muchos de los que trabajaban en los comandos cambiaron para siempre.

Preservando la dignidad

"Para dar servicio a una fábrica de la muerte como aquella se convirtieron en personas sin emociones. Eso no significa que no fueran buenas o malas personas. Algunos de ellos me contaron lo que hicieron para ayudar a mantener la dignidad de las víctimas judías", añade.

Josef Sackar fue el primer Sonderkommando que Grief conoció en 1986. A menudo trabajaba en el lugar donde se pedía a las mujeres que se desnudaran.

"Movía mi cabeza hacia otra dirección y me aseguraba de que no se avergonzaran mucho", le relató a Grief.

Shaul Chasan tenía que sacar los cuerpos de los muertos de la cámara de gas y colocarlos en los ascensores que los llevarían a los crematorios.

Él le contó a Grief que siempre se esforzaba por asegurarse de que los cuerpos no fueran arrastrados sobre la tierra y los escombros del suelo de las cámaras de gas.

Rezando por los muertos

La mayoría de los miembros de estos comandos eran judíos ortodoxos. Greif dice que muchos días lograban rezar tres veces al día, como lo estipula el judaísmo.

Sorprendentemente, podían orar juntos cada vez que obtenían el número mínimo de diez que requieren las leyes religiosas.

Cuando los guardias del campo no estaban cerca, algunos incluso recitaban el kadish -una oración tradicionalmente dedicada en memoria de los muertos- durante el proceso de cremación.

Fosas crematorias

Menos de 100 Sonderkommandos, reclutados durante la deportación de judíos húngaros a Auschwitz, lograron sobrevivir a la Segunda Guerra Mundial.

En Yad Vashem, el Museo de la Historia del Holocausto de Israel, se señala cómo aumentaron los asesinatos después de que comenzara la deportación de judíos húngaros en mayo de 1944.

"En solo ocho semanas, unos 424.000 judíos fueron deportados a Auschwitz-Birkenau".

La tasa de asesinatos superó por mucho la capacidad de los crematorios. Pero el militar alemán a cargo, Otto Moll, fue implacable y ordenó a los Sonderkommandos que desenterraran algunas fosas crematorias.

Una foto tomada de manera clandestina por un Sonderkommando muestra claramente cuerpos incinerados en una fosa al aire libre, lo cual supondría años más tarde una valiosa evidencia.

Actos de valentía

Shlomo Dragon fue testigo de inusuales actos de desafío y habló a Greif sobre uno de ellos.

"Una mujer se negó a desnudarse por completo, y cuando un hombre de las SS, Schillinger, le apuntó con su arma y le exigió que se quitara la ropa interior, se quitó el sostén, se lo pasó por la cara y le golpeó con él, consiguiendo que soltara su arma. La mujer rápidamente la agarró, apuntó y disparó, matando a Schillinger", contó.

La mujer, identificada como la bailarina polaca Franceska Mann, logró una reputación legendaria después de su muerte.

Otro miembro de los comandos vio cómo un grupo de niños polacos desnudos comenzó a cantar Shema Yisrael, una oración judía, y entró a la cámara de gas con perfecta disciplina.

Rebelión fallida

A quienes formaban parte de estos comandos se les daba normalmente más comida y mejores condiciones de vida que al resto de los prisioneros, a quienes se les daba sopa aguada.

También podían quedarse con la ropa de las víctimas. Greif dice que se trataba de "incentivos marginales".

También tenían alojamientos separados y eran monitoreados todo el tiempo. Sin embargo, lograron protagonizar una lucha que se conoce como "la rebelión del Sonderkommando".

"Dos hermanos estuvieron involucrados en la planificación del levantamiento del sábado 7 de octubre de 1944. Fue una revuelta judía. Fue una historia de coraje. Debería estar escrita en letras de oro", sostiene Greif.

Ese día, algunos miembros de los comandos atacaron a sus guardias de las SS con piedras y prendieron fuego a un crematorio. Fue rápidamente sellado y 451 Sonderkommandos fueron asesinados a tiros.

Documentando atrocidades

Otros prisioneros como Marcel Nadjari registraron su ira en pedazos de papel.

"No estoy triste porque voy a morir, estoy triste porque no podré vengarme como quisiera", escribió en noviembre de 1944.

Las cenizas de cada víctima adulta pesaban unos 640 gramos, según sus notas.

Este judío griego escondió luego su manuscrito de 13 páginas en un termo, que selló con una tapa de plástico. Luego colocó el termo en una bolsa de cuero y lo enterró.

Las notas dejadas por Nadjari y otras personas fueron recuperadas años después y descifradas minuciosamente.

Estos documentos son conocidos como "los rollos de Auschwitz" y proporcionan una valiosa información sobre la escala del crimen.

Buscando justicia

Tras la guerra, algunos miembros del Sonderkommando se enfrentaron a sus antiguos guardias en los tribunales.

Henryk Tauber testificó contra el comandante de las SS Otto Moll.

"En varias ocasiones, Moll arrojaba a personas vivas a las fosas crematorias", recordó durante el juicio ante un tribunal militar estadounidense.

Moll fue finalmente condenado y ahorcado por su papel en una "marcha de la muerte".

Temiendo la derrota, las SS comenzaron a evacuar el campamento desde mediados de enero de 1945. Cerca de 60.000 reclusos hambrientos y semidesnudos se vieron obligados a caminar a través de la nieve a temperaturas de -20 °C hasta ciudades a más de 50 km de distancia.

Los que no podían seguir el ritmo fueron asesinados a tiros.

Criminales nazis

Sin embargo, muchos criminales nunca fueron castigados. De aproximadamente 7.000 empleados en Auschwitz, solo alrededor de 800 respondieron ante la ley, según "Auschwitz", una serie documental de la BBC / PBS.

El complejo Auschwitz-Birkenau es el sitio que albergó la mayor masacre en masa de la historia humana: se calcula que 1,1 millones de personas fueron asesinadas, de las cuales más del 90% eran judíos.

Esto es más que las pérdidas humanas sufridas por Reino Unido y Estados Unidos durante toda la guerra.

Greif estima que el número de personas asesinadas supera los 1,3 millones. Insiste en que la búsqueda de la justicia no debe acabar.

"Ningún criminal nazi alemán merece morir en su cama".

En varias ocasiones ha comparecido ante tribunales europeos para testificar contra presuntos criminales nazis.

"Los intentos alemanes de destruir todas las pruebas de sus crímenes llevaron a un vacío documental que solo puede ser llenado por los recuerdos de los sobrevivientes", dice Greif.

Testigo solitario

Asegura que su mayor logro es cambiar esa percepción sobre los Sonderkommandos.

"Nadie se atreverá a llamarlos colaboradores ahora", asegura.

El único sobreviviente del Sonderkommando, Gabbai, vive en Los Ángeles y está demasiado enfermo para hablar. Hace cinco años, durante su visita para conmemorar el 70 aniversario de la liberación de Auschwitz, habló con la BBC.

"Me dije: 'esta guerra va a terminar algún día y cuando termine puedo sobrevivir y contarle la historia al mundo'".

Con información de BBC.

Read 149 times Last modified on Monday, 27 January 2020 08:00
Tagged under
Share this article

About author

OPTV
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…