Tendencias

Exceso de producción de ropa ya produjo una crisis ambiental a nivel global

La industria de la moda podría no ser la primera que se le ocurra como súper usuario de combustibles fósiles. Pero los textiles modernos dependen en gran medida de los productos petroquímicos que provienen de muchas de las mismas compañías de petróleo y gas que generan las emisiones de gases de efecto invernadero.

Hoy, de hecho, la moda representa hasta el 10 por ciento de la producción mundial de dióxido de carbono, más que los vuelos internacionales y el transporte marítimo combinados, según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

También representa una quinta parte de los 300 millones de toneladas de plástico que se producen en todo el mundo cada año. El poliéster, una forma omnipresente de plástico que se deriva del petróleo, ha superado al algodón como la columna vertebral de la producción textil. Las prendas hechas de poliéster y otras fibras sintéticas son una fuente principal de contaminación por microplásticos, que es especialmente dañina para la vida marina. Se produce más ropa que nunca, ya que los minoristas y sus clientes revuelven los estilos a un ritmo frenético.

Las estimaciones de la consultora McKinsey y el Foro Económico Mundial sugieren que la cantidad de prendas producidas cada año se ha duplicado al menos desde el año 2000.

Solo una fracción de lo que se fabrica se recicla. El ochenta y siete por ciento de la entrada total de fibra utilizada para la ropa finalmente se incinera o se tira.

La sostenibilidad se ha convertido en un foco importante de las marcas de moda en la última década. Zara, de Inditex, se comprometió a que el 50 por ciento de los artículos que venda en 2022 se fabricarán con materiales reciclados y “algodón cultivado ecológicamente”. Parade, la primera marca de ropa íntima y de salón en línea, lanzó una iniciativa para recolectar y reciclar ropa interior. Otras marcas, como Boohoo , H&M y Kering han publicado informes de sustentabilidad que detallan objetivos para usar más materiales reciclados u orgánicos.

Al mismo tiempo, la producción de ropa a base de combustibles fósiles ha continuado y se prevé que crezca en las próximas dos décadas. Las compañías de petróleo y gas continúan apostando por productos petroquímicos como el poliéster para impulsar su crecimiento futuro a medida que disminuye la demanda del transporte.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que los plásticos serán el mayor impulsor del crecimiento neto de la demanda de petróleo en las próximas dos décadas. Los textiles son el segundo grupo de productos más grande fabricado con plásticos petroquímicos después de los envases, y representan el 15 por ciento de todos los productos petroquímicos.

Cuando se trata de los impactos ambientales de la industria, a menudo se culpa a la moda rápida. Pero las marcas de alta gama originan tendencias y generan demanda de nuevos estilos, que luego son producidos en masa por empresas de moda rápida por una fracción del costo. Y a menudo se hace en fábricas similares con condiciones similares , e incluso materiales similares.

"Las empresas de moda rápida —y los consumidores— se convierten en chivos expiatorios de los problemas de la industria mundial de la moda”, dijo Minh-Ha T. Pham, profesora asociada de estudios de medios en el Instituto Pratt en la ciudad de Nueva York. La investigación de Pham se centra en el trabajo, la raza, el género y el poder en la industria mundial de la moda en obras como su próximo libro: " Por qué no podemos tener cosas bonitas."

Crecimiento explosivo en fibras sintéticas

La mayoría de la ropa en todo el mundo está hecha con poliéster, la fibra sintética derivada principalmente del petróleo. Ha superado al algodón como principal fibra textil del siglo XXI, poniendo fin a cientos de años de dominio del algodón.

Hay una razón por la cual la industria ama el poliéster. Es resistente y versátil, se usa para crear de todo, desde ropa deportiva hasta chamarras de piel sintética y vestidos sedosos. Se ha comercializado como más sostenible que algunas fibras naturales porque su producción no requiere tanta agua o tierra como el cultivo de fibras naturales como el algodón.

Bloomberg News recopiló datos sobre más de 15 mil prendas agregadas a la tienda en línea del minorista electrónico chino Shein entre el 1 y el 15 de noviembre de 2021, para determinar qué materiales se usaron para fabricarlas. Datos similares para 10 mil estilos de ropa de mujer de Asos, Missguided, Boohoo y PrettyLittleThing también fueron recopilados y puestos a disposición de Bloomberg por The Royal Society of Arts , con sede en el Reino Unido. Si bien los datos representan solo los estilos de las mujeres, el poliéster es común tanto en la ropa de hombres como de mujeres.

Casi todas las prendas que compramos están hechas con algo de poliéster, según muestran los datos. Shein saca un promedio de alrededor de mil nuevos estilos de ropa para mujeres por día según nuestra muestra, el 85 por ciento de los cuales estaban hechos con poliéster. Alrededor del 95 por ciento de los estilos que probamos de Shein estaban hechos con al menos algún material a base de plástico, ya sea poliéster, nailon, acrílico o elastano. La mayoría de estas prendas estaban confeccionadas con mezclas de diferentes fibras, como poliéster y algodón o poliéster y nailon.

Tales mezclas hacen que el proceso de reciclaje de desechos textiles sea aún más difícil.

El ritmo de producción de ropa a menudo supera la demanda, lo que plantea la pregunta de qué sucede con la ropa que nunca se vende. H&M fue criticado en 2018 por revelar en su informe anual que había acumulado 4.3 mil millones en inventario sin vender. En los años transcurridos desde entonces, su reserva se ha mantenido al mismo nivel. En 2017, una central eléctrica sueca abandonó el carbón como fuente de combustible y en su lugar quemó montañas de ropa desechada de H&M. En un correo electrónico a Bloomberg, H&M rechazó una solicitud de entrevista.

Gabriella Santaniello, fundadora de la firma de investigación minorista A-Line Partners, dice que la sobreproducción es el resultado de la presión que enfrentan las empresas para aumentar sus ventas.

Un portavoz de Inditex, la empresa matriz de Zara, dijo que los excedentes de inventario de Inditex no son significativos. El inventario acumulado de sus ocho marcas disminuyó un 16 por ciento en 2019 y nuevamente un 9 por ciento en 2020. El vocero dijo que todo lo que queda sin vender al final de cada temporada se vende a terceros, se dona o se recicla.

“La mayor preocupación en la industria de la moda es que hay demasiada ropa”, dijo Sheng Lu, profesor asistente de estudios de indumentaria en la Universidad de Delaware. “Las marcas de moda intentan abordar el problema de la sustentabilidad alentando a los consumidores a comprar telas más sustentables, pero la realidad es que eso lleva a un consumo cada vez mayor”.

Deteniendo la marea de textiles

El interés del público comprador en la sostenibilidad nunca ha sido mayor. Una encuesta reciente realizada por el grupo de inversión global suizo Credit Suisse de 10 mil Gen Z y consumidores millennials en todo el mundo encontró que al menos el 65 por ciento está preocupado por el medio ambiente y casi el 80 por ciento tiene la intención de comprar solo productos sostenibles, o al menos tantos como posible. Más del 40 por ciento de los encuestados dijeron que creen que la industria de la moda es insostenible.

Con tanta ropa saturando el mercado en los últimos años, el mercado de segunda mano ha crecido en paralelo. En el primer trimestre de 2018, Poshmark, un mercado en línea donde los usuarios pueden comprar y vender ropa y accesorios usados, reportó 177 millones de dólares en ventas. El mismo período en 2020 vio 309 millones de dólares en ventas, un aumento del 75 por ciento. Pero hay un límite de vida en la ropa que los consumidores simplemente no quieren comprar, y hay mucho de eso.

A pesar de la vertiginosa cantidad de estilos que presenta, Shein dice que su modelo de negocios en realidad minimiza el desperdicio porque produce una pequeña cantidad de artículos en cada estilo y espera a ver qué tan bien funcionan los estilos en línea antes de producirlos en masa. Mientras que las marcas que siguen el modelo tradicional intentan “predecir lo que quieren los consumidores y fabricar esos productos seis meses antes de la temporada de venta”, según Lu. Las previsiones de moda como esta pueden resultar fácilmente en montones de ropa sin vender.

“Creo que hay algunos malentendidos sobre la moda rápida en comparación con los minoristas de moda convencionales”, dijo Lu de la Universidad de Delaware. “Las empresas de moda rápida como Shein pueden reducir la ropa no deseada, si se fabrica de manera eficiente”.

Aún así, el volumen de nuevos productos ofrecidos por un modelo comercial como el de Shein plantea sus propios problemas. “El problema es que incluso si creas exactamente lo que los consumidores quieren, también estás creando una cultura que los alienta a tirar la ropa demasiado rápido”, dijo.

La investigación de Lu encontró que en el lapso de 2021, Zara ofreció 50 mil nuevos SKU (unidades de mantenimiento de existencias o estilos únicos) en su sitio web. H&M tenía 25 mil. ¿Shein? 1.5 millones.

Tagged under
Share this article

About author

OPTV
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…