Tendencias

Diez frases que la gente inteligente jamás debe decir en el trabajo

En el trabajo, ciertas cosas es mejor no decirlas. Así lo aconseja el doctor Travis Bradberry, coautor del libro Inteligencia Emocional 2.0 y presidente de TalentSmart, una empresa consultora estadounidense.

Según explica Bradberry en uno de sus artículos, se trata de algunas frases que, aún cuando son sinceras, tienen el poder de generar una mala impresión de tu persona. Y lo peor es que luego de que las pronuncias, no tienes forma de retractarte.

Actúan como si fuesen “asesinas de tu carrera“, e incluso superan por mucho aquellos comentarios y bromas impertinentes, así como las frases consideradas políticamente incorrectas.

Sin importar el talento que poseas, o los logros conseguidos, basta con pronunciar ciertas frases para que en un instante cambie la forma en que otras personas te ven y tu carrera profesional se vaya al piso por cuenta de la carga negativa que generan.

Bradberry afirma que ha podido detectar esta serie de frases a través de su trabajo con clientes corporativos y llevando a cabo pruebas de inteligencia emocional a una cantidad importante de trabajadores.

Así entonces, con base en lo anterior, el autor compartió esas frases que nunca deberías decir en tu trabajo:

  1. “No es justo”

Que la vida no sea justa es algo bien sabido por muchos. Pero cuando lo dices, parece que intentaras sugerir que debería ser justa. Esto puede reflejar inmadurez e ingenuidad.

Lo adecuado es centrarse en los hechos, mantener una posición constructiva y alejar tus conceptos personales del entorno laboral. En su lugar, podrías decir algo como:

Me di cuenta que le asignaste a Carmen ese proyecto del que yo mostré interés. ¿Podrías decirme qué aspectos valoraste en tu decisión?. Me gustaría saber lo que debo mejorar para ser competente en esa actividad.

  1. “De esta forma se han hecho siempre las cosas”

Las nuevas tecnologías avanzan tan rápido que incluso un proceso con apenas unos meses de iniciado puede quedar obsoleto.

Una afirmación así te hace ver como una persona poco creativa y anticuada.

  1. “No hay problema”

Al recibir un agradecimiento o una solicitud, no deberías contestar con un “no hay problema”. Esta frase puede dar a entender que el pedido que te hicieron podría haber significado un problema para ti.

Con una respuesta así, es probable que piensen que te impusieron hacer la tarea.

  1. “Esto solo tomará un par de minutos”

Lanzar una afirmación de estas debilita tus habilidades y puede que los demás lo interpreten como si tuvieras mucha prisa por hacer las cosas.

Lo mejor es indicar que no tomará demasiado tiempo.

  1. “Haré el intento”

Tratar o intentar suena inseguro y refleja poca confianza en tu capacidad para llevar a cabo la actividad.

  1. “Ese es un incapaz, un flojo, un idiota”

No es necesario hablar mal de los compañeros. Personas incompetentes e irreverentes encontrarás siempre en cualquier trabajo y muy seguramente se destacarán por esas mismas características.

Si no está dentro de tus posibilidades ayudar o despedir a esas personas, entonces no ganarás absolutamente nada criticándolas en público.

  1. “Eso no está dentro de las funciones de mi trabajo”

Si bien suele usarse en sentido sarcástico, esta frase te deja ver como alguien que busca hacer el mínimo esfuerzo posible para apenas cobrar el salario.

Excepto que te pidan que hagas algo considerado éticamente incorrecto, si la petición es que realices algo que parece estar fuera de tus responsabilidades, lo mejor es que termines la tarea con empeño y luego pidas una reunión con tu jefe para revisar tu rol en la empresa y el alcance de tus funciones.

  1. “No es mi culpa”

Si en parte tienes culpa de algo que salió mal, acepta tu responsabilidad. Es mejor asumir el error.

Si ese no es el caso, ofrece una explicación objetiva y racional sobre lo ocurrido. Apégate a lo hechos y permite que tus superiores saquen las conclusiones.

  1. “No puedo”

Decir que no puedes es algo que deberías descartar, porque nadie querrá escucharlo. Los demás pueden interpretar que en el fondo lo que quieres decir es “no lo voy a hacer”.

Busca otras alternativas para ofrecer. En lugar de indicar lo que no puedes hacer, mejor destaca lo que sí puedes hacer. Por ejemplo, cambia “no me puedo quedar hasta más tarde” por “puedo venir más temprano mañana”, o “no puedo hacer esto” por “Aún no sé hacerlo. ¿Hay alguien que en esta oportunidad me pueda dar indicaciones?”.

  1. “Detesto este trabajo”

Lo último que alguien desea escuchar son las quejas de una persona que detesta su trabajo.

Refleja a una persona pesimista y empuja hacia abajo el entusiasmo del equipo. Los jefes tienen claro que siempre encontrarán candidatos para reemplazarte a la vuelta de la esquina.

En resumen, suprimir estas frases de tu vocabulario paga dividendos. No es fácil hacerlo, pues tienden a estar cerca esperando que las pronuncies. Pero merece la pena hacer el esfuerzo hasta consolidar el hábito de no decirlas.

Share this article

About author

OPTV
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…