Principal

Jueza de Brooklyn retira cargos al general Cienfuegos y ordena su traslado a México

Nueva York, EU.- En un hecho inédito para la justicia estadounidense, una jueza federal de Nueva York aprobó el pedido de la Fiscalía de retirar los cargos de narcotráfico y lavado de dinero que pesan sobre el ex secretario de la Defensa de México Salvador Cienfuegos Zepeda.

Estos delitos serán eliminados por la corte hasta que sea entregado a las autoridades mexicanas para que decidan su situación jurídica.

Lo que sigue es que alguaciles federales trasladen al militar retirado a México para entregar su custodia a la Fiscalía General de la República (FGR), que entonces decidirá qué procede legalmente.

Esta repatriación sin precedentes no lo exonera de su presunta colaboración con una célula del Cartel de los hermanos Beltrán Leyva, sino que la investigación que por varios años encabezó la Administración para el Control de Drogas (DEA) se agregaría al expediente que abrió la FGR hace unos días, según explicaron el miércoles los fiscales de EEUU y México al anunciar esta polémica decisión.

Cienfuegos Zepeda le dijo a la jueza federal Carol B. Amon que había firmado el acuerdo de repatriación, lo entendió completamente tras discurtirlo con sus abogados y que ayudaría a los US Marshals para que lo devolvieran a su país.

Quien fue el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto (2012-2018) ya estableció dos hitos: es el primer general mexicano detenido en EEUU por cargos de narcotráfico y ahora es el primero al que le retiran esa acusación para que sea procesado en México.

A la fecha, Cienfuegos Zepeda lleva 34 días en una prisión federal estadounidense desde su arresto el 15 de octubre en el aeropuerto de Los Ángeles, California. Hasta ese entonces se supo que lo espiaban desde hacía años por presuntamente colaborar con narcos que operaban en Nayarit y Sinaloa. Habría recibido sobornos a cambio de información que les ayudó a librar operativos militares, atacar a sus rivales y enviar narcóticos hacia EEUU. Los capos que lo compraron le decían ‘El Padrino’.

Ese día también el gobierno de México se enteró sobre el caso y hasta el 30 de octubre recibió por parte de la DEA un reporte de 743 páginas con detalles de la investigación. Posteriormente, a través de su cancillería, protestó por no haberle informado con anterioridad sobre dichas averiguaciones.

“Como una cuestión de política exterior y en reconocimiento a la sólida colaboración policial entre México y Estados Unidos, y con el interés de demostrar nuestro frente único contra todas las formas de criminalidad, incluido el narcotráfico por parte de los cárteles mexicanos, el gobierno se propone desestimar los cargos pendientes contra el imputado sin perjuicio, a fin de permitir que la investigación mexicana y el posible procesamiento del imputado procedan en primera instancia”, señala la moción de la Fiscalía que revisó este miércoles la jueza de Brooklyn Carol B. Amon.

El Departamento de Justicia informó el martes que ya ha proporcionado al gobierno de México pruebas relacionadas con el caso Cienfuegos Zepeda y “se compromete a continuar la cooperación, dentro de ese marco, para apoyar la investigación de las autoridades mexicanas”.

Entre la evidencia que el DOJ ya le habría entregado al gobierno mexicano estarían grabaciones de las conversaciones de Cienfuegos Zepeda sostuvo de 2015 a 2017 con los jefes del llamado Cartel H-2.

Los fiscales dicen tener miles de comunicaciones por teléfonos Blackberry que incriminan a Cienfuegos Zepeda, en una de las cuales “habló sobre su asistencia histórica a otra organización de narcotráfico”.

También discutió por teléfono, según esa dependencia, sobre presentar a los principales líderes del Cartel H-2 con “otros funcionarios corruptos del gobierno mexicano dispuestos a ayudar a cambio de sobornos”.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard describió la decisión de cederle a su país la custodia del ex titular de la SEDENA como "un acuerdo" entre ambos países y subrayó que es una señal de la confianza mutua que debe existir de ahora en adelante.

“Si hay las bases de confianza que debe haber, porque si no las hay, pues lo que se aplica en un caso se aplica en todos. Hay confianza en las instituciones mexicanas, entonces que venga el general (Cienfuegos Zepeda) y aquí que sea la Fiscalía General de la República la que determine. No hay confianza, tampoco la habrá en ningún otro ámbito de cooperación”, advirtió Ebrard.

Aseguró que será la FGR quien profundice y pruebe las investigaciones bajo la información recibida del gobierno de EEUU y será la misma institución la que reciba al ex titular de la Sedena cuando llegue al país.

"Será en calidad de un ciudadano que no cometió delitos en Estados Unidos, para que la justicia mexicana determine lo procedente", señaló.

Con información de Univision.

 

 

Share this article
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…