Principal

Producción y venta de libros impresos cayó 18% y 16% en el último lustro en México

Ciudad de México.- Desde el año 2015, la producción anual de libros impresos ha venido en constante decremento. Mientras que en 2015 la producción fue de 145.2 millones de ejemplares, para 2018 dicha reducción llegó a 134.8 millones de unidades anuales. Pero la reducción más drástica registrada en los últimos cinco años se dio en 2019, con un reporte anual de 118.88 millones de ejemplares producidos(-18.5%). La reducción de 16 millones de piezas nada más en 2019 representa -12 por ciento.

Por consecuencia, el promedio de ventas de ejemplares en el mercado nacional también ha decrecido desde 2015, al pasar de 146.6 millones de ejemplares vendidos ese año a 123.4 millones de unidades en 2018, que representa -16 por ciento.

Estas cifras fueron dadas a conocer este martes por la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), en el reporte parcial del comportamiento del mercado del libro en 2019.

Ahí se dijo que la facturación neta en precios corrientes tuvo un ligero crecimiento, al pasar de 10,025 millones de pesos en 2016 a 11,234 millones de pesos en 2019. Sin embargo, pese a este virtual incremento de la facturación, precisó Claudia Alcalá, coordinadora de Información Estadística de la Caniem, “en valores reales este incremento no es tan fuerte, es decir, no está superando el incremento de la inflación”.

Agregó que el impacto más fuerte para la industria fue que, de 2018 a 2019, el gobierno federal dejó de comprar 8 millones de ejemplares de libros infantiles y juveniles para los programas de bibliotecas escolares.

Por si fuera poco, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), el 2019 cerró con un decremento del 4.2% en la aportación al Producto Interno Bruto (PIB) desde la actividad económica de edición en periódicos, revistas, libros, software y otros materiales, mientras que nada más en el primer trimestre del 2020 la reducción de la aportación desde este sector al PIB se redujo 9.8 por ciento.

Adicionalmente, en lo que va del 2020 la reducción de personal empleado en el sector editorial llegó a -36%, lo que desembocó en una variación en promedio de la actividad de edición de libros de -5.5% hasta agosto pasado.

La facturación en el comercio al pormenor mostró un incremento de 2.9% en el PIB durante 2019 e incluso hubo un ligero aumento (0.8%) en el primer trimestre de 2020, comparado con el mismo periodo del año anterior. No obstante, la irrupción de la pandemia terminó con la tendencia positiva. Nada más en el segundo trimestre la variación fue de -28.9%. Por lo anterior, la reducción de empleados en las librerías llegó a -23.1% en mayo pasado.

“Este último trimestre esperamos que no cunda la pandemia y vuelva el semáforo rojo, de tal manera que las librerías empiecen a recuperarse un poco con el Buen Fin y la temporada de Navidad. Las cifras nunca serán las del año pasado, porque la gente no está saliendo. Queremos ver el próximo año como positivo y queremos iniciar poco a poco la recuperación”, agregó Arzoz.

Tasa cero en la ley del libro

En días recientes, después de su aprobación en el Senado, la Comisión de Cultura y Cinematografía dio el visto bueno para algunas modificaciones a la Ley de Fomento para la Lectura y el Libro: considerar al libro electrónico y al audiolibro como parte de la ley y pasar de 18 a 36 meses el mantenimiento del precio único del libro sin que un vendedor pueda bajar su precio, por lo que el único facultado para modificar el precio único deberá ser el editor. Dicha iniciativa espera turno en el pleno de la Cámara de Diputados para su aprobación.

Sin embargo, la tasa cero para librerías no fue considerada de nueva cuenta dentro de este paquete. Por ello, tanto la Caniem como la Red de Librerías Independientes (Reli), la Asociación de Libreros de México (Almac) y la Alianza de Editoriales Mexicanas Independientes (AEMI), que concentran el 90% del mercado, emitieron un comunicado conjunto para instar al Poder Legislativo a reconsiderar la inclusión de la tasa cero a librerías dentro de las modificaciones a la ley.

“Es imperioso proteger nuestra red de librerías en dos frentes indisociables e indispensables: las modificaciones a la ley del libro y el régimen de tasa cero para las librerías, que repararía la enorme injusticia en que han vivido los vendedores de libros de nuestro país hasta ahora (...) Esta ley no es un experimento, es una ley probada en la mayoría de los países que han alcanzado altos niveles de lectura y un comercio dinámico del libro”, sostienen.

La facturación por ejemplares vendidos, en decrecimiento

  • 2015: 146.6 millones de pesos
  • 2016: 137.4 millones de pesos
  • 2017: 136 millones de pesos
  • 2018: 133.5 millones de pesos
  • 2019: 123.4 millones de pesos

El mercado digital ha venido en crecimiento pero aún es pequeño

  • 2014: 43,000,000 de pesos corrientes en la facturación del formato digital, es decir, el 0.4% de participación en todo el mercado editorial.
  • 2019: 232,000,000 de pesos vendidos en libros digitales, el 2% de la participación.

Con información de El Economista.

Share this article
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…