Principal

Gobierno de Estados Unidos aumenta lista de requisitos biográficos para autorizar visas

Washington, EU.- Dos años y seis meses después de publicar la orden ejecutiva que busca proteger a Estados Unidos de la entrada de terroristas extranjeros, el gobierno de Donald Trump publicó en el Registro Federal (diario Oficial estadounidense) una nueva regla que detalla el tipo de información biográfica que deberán entregar los extranjeros cuando pidan visa o autorización para entrar al país.

La regla, redactada por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), otorga un plazo de 60 días para el comentario público, que vence el próximo 4 de noviembre.

El nuevo manual señala que los procedimientos ayudarán a detectar e investigar los antecedentes de individuos y mejora los procedimientos que ejecuta el DHS “para evaluar la elegibilidad de un extranjero para viajar o ser admitido en Estados Unidos, o para recibir un beneficio relacionado con inmigración”.

La recopilación de datos biográficos también se usará “para determinar si tal viaje o concesión de un beneficio plantea un riesgo de seguridad nacional de Estados Unidos”, advierte. O una amenaza para convertirse en carga pública.

¿Qué afecta?

El nuevo reglamento será aplicado a la totalidad de documentos y formularios utilizados por las distintas agencias que participan en el proceso para otorgar visa o un beneficio migratorio.

“Esta recopilación de información es necesaria para cumplir con la Sección 5 de la Orden Ejecutiva 13780 (Orden Ejecutiva que Protege a la Nación de la Entrada de Terroristas Extranjeros a Estados Unidos y que fue firmada por Trump el 8 de marzo de 2017)”, se lee en el documento.

La Sección 5 se refiere a la implementación de estándares uniformes de detección y revisión para todos los programas de inmigración. La orden de Trump exigió a los secretarios de Estado y el DHS, y al Director de Inteligencia Nacional la implementación de un programa “para identificar a las personas que buscan ingresar a los Estados Unidos de manera fraudulenta, quienes apoyan el terrorismo, el extremismo violento, los actos de violencia hacia cualquier grupo o clase de personas dentro de los Estados Unidos, o que presentan un riesgo de causar daños posteriores a su entrada”.

“El gobierno de Trump ha estado dando pasos para recopilar cualquier tipo de información de las personas que entran y comparte esos datos con otras agencias”, dice Alex Gálvez, un abogado de inmigración que ejerce en Los Ángeles, California. “Lo estamos viendo en diversas áreas, oficinas, consulados, embajadas… Y luego utilizan estos datos biográficos como una avenida para investigar más a las personas y cerrarles la puerta de entrada”, añadió.

“Ellos (el gobierno) está justificando la captura de nueva información bajo el pretexto del terrorismo y la seguridad nacional, pero la están usando para otros fines tal como negar visas y entradas, y también para deportar a las personas”, precisó.

La orden de Trump

La orden ejecutiva 13780 exige la creación de “una línea de base uniforme” para la detección y verificación de estándares y procedimientos, tales como entrevistas en persona; una base de datos de documentos de identidad entregados por los solicitantes para garantizar que los documentos duplicados no sean utilizados por múltiples solicitantes; formularios de solicitud enmendados que incluyan preguntas destinadas a identificar respuestas fraudulentas e intenciones maliciosas; un mecanismo para asegurar que los solicitantes sean quienes dicen ser; un mecanismo para evaluar si los solicitantes pueden cometer, ayudar o apoyar cualquier tipo de actos violentos, criminales o terroristas después de ingresar a los Estados Unidos; y cualquier otro medio apropiado para garantizar la recopilación adecuada de toda la información necesaria para una evaluación rigurosa de todos los motivos de inadmisibilidad o motivos para la denegación de otros beneficios de inmigración, indica.

Para cumplir con estos objetivos, el DHS “actualizó sus formularios y sistemas para recopilar información de individuos que buscan admisibilidad u otros beneficios”, explica la nueva regla.

Entre los datos biográficos que los peticionarios de visas deberán entregar, ya sea a la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) o la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (CBP), entre otras agencias federales, se incluye: Nombre, Sexo/género, Fecha de nacimiento, Ciudad/Región y País de Nacimiento, País/países de ciudadanía y País de residencia.

Además, el nuevo sistema de recopilación de datos incluye: datos del pasaporte actual, país de emisión, información sobre el viaje, documento de identidad y país de origen y fecha de vencimiento de los documentos extranjeros de identidad.

La lista de exigencias añade: número(s) de teléfono(s); dirección de correo electrónico; dirección (domicilio) en Estados Unidos; ciudad de destino en Estados Unidos; dirección en el extranjero; nombre del punto de contacto en Estados Unidos (si el solicitante se encuentra fuera de Estados Unidos); y número de teléfono del punto de contacto en Estados Unidos).

La lista continúa

Además de la recopilación de datos biográficos, los extranjeros que soliciten una visa o autorización para entrar a Estados Unidos, o aquellos que soliciten ciertos beneficios migratorios, deberán cumplir con el resto de las exigencias vigentes.

Entre ellas, se incluye el Formulario I-94; el Sistema Electrónico de Actualización de Visa (EVUS); Formulario N–400 (petición de ciudadanía por naturalización); Formulario I-131 (solicitud de documento de viaje); Formulario I–192 (Solicitud de permiso anticipado para ingresar como no inmigrante); Formulario I–485 (solicitud de residencia o ajuste); Formulario I–589 (asilo); y Formulario I–590 (refugiado).

“Lo que estamos anticipando es que la nueva captura de datos biográficos creará más demoras en el proceso”, advierte José Guerrero, un abogado de inmigración que ejerce en Miami, Florida. “Ya lo hemos visto con programas que este gobierno ha implementado en meses pasados, como la verificación a fondo de antecedentes de personas que piden beneficios y otros programas”, agrega.

A la pregunta si los fallos adversos pueden ser apelados, Guerrero dijo que “las decisiones consulares no son apelables. Y en cuando a decisiones negativas por parte de las autoridades de inmigración, en algunos casos si se puede presentar un re4curso de revisión o apelación, dependiendo del caso. Pero para eso hay que revisar el proceso por medio de un asesor legal”, indicó.

Además de los datos biométricos señalados, el DHS también pedirá incluso la información de pasaportes o documentos de viaje vencidos y pasaportes que contienen una visa estadounidense.

Otros abogados consultados por Univision Noticias apuntaron que, además de los nuevos datos biográficos exigidos, que en varios consulados ya lo implementaron desde hace varios meses, los extranjeros que piden vida o autorización para entrar a Estados Unidos deben demostrar que son elegibles o admisibles conforme lo señala la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA), y que se convertirán en carga pública mientras permanezcan en el país. (Univision)

Share this article
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…