Nacional

Constructoras, desesperadas por lenta inversión pública: CMIC

Ciudad de México.- La escasa inversión pública en el año (con una ejecución de apenas 24% de los recursos asignados hasta julio) y el recorte previsto de 6% para el desarrollo de inversión física durante el 2020 han ocasionado ya una “gran desesperación” entre los constructores, por lo que el cierre de empresas por la poca actividad sigue latente y se debe evitar, afirmó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), Eduardo Ramírez.

Luego de seis meses de caídas consecutivas en la industria de la construcción (la mayor en julio pasado, 9.1%, de acuerdo con datos del Inegi), la expectativa de un repunte en el segundo semestre se desvanece y es inminente el cierre del 2019 con signo negativo, luego de un 2018 positivo.

Además, del anunciado programa de licitaciones adelantadas para acelerar la economía del país aún no se ha difundido ninguna información (tipo de obras, montos o proyectos ejecutivos realizados, por ejemplo).

“En el sector ya hay gran desesperación porque, a pesar de la importancia que representa la construcción, no se le ha dado su lugar. No vamos a confrontarnos con nadie, pero sí buscamos la oportunidad de decirle directamente al presidente Andrés Manuel López Obrador que somos sus aliados para reactivar la economía. Confiamos en que pronto nos reciba”, afirmó.

En entrevista, el representante de los constructores reiteró que se han reunido con prácticamente todos los secretarios de Estado y directivos encargados de desarrollar infraestructura, quienes los escuchan y coinciden con la necesidad de impulsar la inversión; sin embargo, no ha sido suficiente y los focos rojos se mantienen.

Incluso, en más de una ocasión han tenido oportunidad de intercambiar puntos de vista sobre dicho tema con el jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, de quien son cercanos por el vínculo empresarial.

“Hemos insistido en tener un encuentro con el presidente para plantear la situación que vive el sector. Queremos que vea la fuerza, y el activo tan importante que tiene en los constructores mexicanos para cumplir sus metas de desarrollo regional y generación de empleo”, comentó Ramírez.

Entre las sugerencias que ha llegado a escuchar el titular de la CMIC de sus afiliados para que se escuche su voz está la de realizar una manifestación porque “pareciera que no existen los operadores de máquinas, los albañiles, los carpinteros, los electricistas, los soldadores, que generan una gran cantidad empleos formales”.

Mantenimiento, la opción

En un hecho inusual, diversas delegaciones de la CMIC publicaron esta semana en medios de comunicación y sus redes sociales un cuadro informativo en donde mostraron el poco avance en la inversión de obra pública al séptimo mes del 2019 (24% de 383,715.1 millones pesos) y la reducción de 6% planteada en el proyecto de presupuesto para el siguiente año, que llegaría a 360,988.2 millones de pesos.

Ahí, se observa que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes lleva un avance de 55% en la ejecución de recursos, pero Pemex (con el mayor presupuesto, 271,656.4 millones de pesos), apenas ha logrado un avance de 21 por ciento. “Este año se habló de apostar por los trabajos de mantenimiento y a ello se asignó dinero, el cual no fluye. Es claro que hay mucho trabajo de conservación en todo tipo de infraestructura”, agregó el líder constructor.

Santa Lucía, demorado por amparos

El presidente Andrés Manuel López Obrador admitió una demora en el inicio de las obras del aeropuerto civil de Santa Lucia, debido a los amparos que han interpuesto organizaciones y personas. Llamó a los jueces a resolver esos recursos de manera pronta, pues consideró que no hay motivo ni razón para frenar el proyecto. Afirmó que quienes se oponen a la construcción del nuevo aeródromo actúan como “rebeldes sin causa”.

“En el caso de Santa Lucia, ya está resolviendo el Poder Judicial, declarando improcedentes los amparos, porque legalmente no hay sustento. Son mecanismos para detener la obra con propósitos políticos”, sostuvo. Desde Palacio Nacional, el mandatario federal aseveró que su gobierno ha respetado la autonomía del Poder Judicial, aunque requirió a los jueces una resolución pronta de los amparos, promovidos principalmente por el colectivo denominado #NoMásDerroches.

“Estamos esperando que el Poder Judicial concluya. Ha habido una demora por estos amparos, pero estamos haciendo todo de acuerdo con el marco legal. Lo único que estamos pidiéndoles es que lo hagan de manera pronta y expedita”, expresó.

Agregó que en el caso del proyecto del Tren Maya no hay ningún recurso legal que impida su construcción.

“En el caso del Tren Maya no hay problemas. Toco madera, no vaya a ser que ahora se vayan a presentar amparos en serie, pero no ha habido ningún problema”, refirió. (El Economista)

Share this article
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…