×

Warning

JUser: :_load: Unable to load user with ID: 934

UACJ

Pulso Industrial

Estados Unidos (364)

La candidata demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, acusó el domingo a su rival de convertir en chivos expiatorios a los padres de un soldado musulmán muerto en Irak.
La guerra sucia continúa en la carrera presidencial de los Estados Unidos. Este domingo, el diario sensacionalista New York Post publicó una portada con fotografías al desnudo de Melania Trump, esposa del magnate y candidato republicano, Donald Trump.
El candidato del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump se quedó atrapado en el asensor de un complejo turístico de Colorado Springs, según confirmó el Departamento de Bomberos de esa ciudad.
Up to 16 people are feared dead after a large hot air balloon caught fire and crashed in central Texas on Saturday, officials said.
The 2016 Republican National Convention will be held in Cleveland, Ohio at the Quicken Loans Arena July 18-21, 2016.The Republican National Committee (RNC), the convention will host approximately 2,470 delegates and 2,302 alternate delegates from all 50 states, the District of Columbia and five territories.The convention will also include approximately 15,000 credentialed media—an international press corps second only in size to the 2016 Rio Olympic Games—as well as a global audience that will witness a front row seat online thanks to our Internet and social media efforts.Nearly 120 staffers will eventually live, dine and shop in the Cleveland area in preparation for the 2016 Republican National Convention. And roughly 50,000 people are expected to visit the Cleveland area during the gathering.2016 will mark the fourth time the Republican Party will convene its convention in Ohio. The Buckeye State also played host to the 1876, 1924 and 1936 Republican National Conventions in Cincinnati (’76) and Cleveland (’24 and ’36).
En la última noche de la Convención Nacional Demócrata, la candidata a la presidencia Hillary Clinton aseguró que Estados Unidos no construirá ningún muro y que, en lugar de eso, abrirá vías a la naturalización de millones de inmigrantes que contribuyen a la economía del país.
Mientras se desarrolla en Filadelfia la Convención Demócrata en la que Hillary Clinton fue elegida candidata a la presidencia de Estados Unidos, el nominado republicano Donald Trump volvió a robarse toda la atención. Este miércoles Trump animó a Rusia a hackear el correo electrónico de Clinton. "Rusia, si estás escuchando. Espero que puedan encontrar los 30.000 correos que están faltando", dijo Trump. "Creo que serían altamente reconocidos por nuestra prensa". Trump aludía a unos correos que la ex secretaria de Estado no entregó a los encargados de una investigación sobre su correspondencia electrónica cuando era secretaria de Estado alegando que tenían detalles personales. Previamente desde el Partido Demócrata habían dicho que el reciente hackeo de los correos electrónicos de la organización era obra de piratas informáticos rusos que querían beneficiar a Trump. El magnate respondió a esas acusaciones con un mensaje en Twitter: "Por si acaso, tengo CERO inversiones en Rusia", escribió. Muchos expertos se han preguntado en los últimos días sobre los lazos de Trump con Rusia, en medio de los temores de que Moscú pueda estar tratando deinterferir en las elecciones de EE.UU. El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, ha rechazado tajantemente las acusaciones de que Moscú sea responsable de la filtración de los correos del Partido Demócrata. ¿Pero existen realmente vínculos entre el magnate neoyorquino y Moscú? 1. La filtración de correos Se esperaba que la Convención Demócrata fuera un espectáculo de unidad. Pero una filtración de correos del Comité Nacional del partido generó algo de caos en Filadelfia. El periódico The New York Times informó que "investigadores habían concluido que el comité había sido atacado por dos agencias de inteligencia rusas". De acuerdo a la página The Daily Beast "muchos funcionarios de EE.UU. sospechan que fue un intento deliberado para influir en las elecciones presidenciales a favor de Donald Trump". Trump y sus ayudantes han negado cualquier conexión y no hay evidencia que vincule al candidato con la filtración. "El nuevo chiste es que Rusia filtró los desastrosos correos de los demócratas, que nunca debieron ser escritos (estúpidos), porque le caigo bien a Putin", tuiteó Trump. El llamado de este miércoles de Trump a Rusia para que encuentre correos eliminados del servidor privado de Clinton no ha ayudado a calmar las aguas, desatando la indignación del Partido Demócrata y la condena de algunos republicanos. 2. Un equipo proPutin Paul Manafort, jefe de campaña de Trump, ha pasado décadas como consejero político en Europa del Este. Manafort trabajó de cerca con el ex primer ministro de Ucrania, Viktor Yanukovych, que fue expulsado del gobierno en 2014 y es un conocido aliado de Vladimir Putin. Según Josh Marshall, uno de los periodistas que cuestiona los vínculos de Trump con Rusia, su consejero de política exterior Carter Page tiene "profundos y continuos lazos financieros y laborales" con Gazprom, la multimillonaria empresa de energía rusa. "No es exageración decir que no puedes estar involucrado con Gazprom al alto nivel que lo ha estado Page sin estar completamente alineado con las políticas de Putin", escribe Marshall. Pero en una respuesta crítica a Marshall, el autor Jeffrey Carr asegura que Page "dejó Gazprom en 2007 y ha ganado muy poco dinero en Rusia desde entonces". 3. Cambios al manifiesto republicano El Comité Nacional Republicano cambió su postura sobre Rusia por la presión del equipo de Trump en los días previos a la convención realizada Cleveland, en el estado de Ohio, al noreste de EE.UU., la semana pasada. Un delegado propuso una enmienda pidiendo que EE.UU. provea al este de Ucrania con "armas letales de defensa" para su lucha contra los rebeldes apoyados por Rusia. De acuerdo al Washington Post, los aliados de Trump presionaron parasuavizar esta solicitud y los republicanos se comprometieran a solo proveer "asistencia apropiada". Fue el único cambio sustancial que pidió el equipo de Trump y sucedió cuando este le dijo a The New York Times que podría no seguir con los compromisos de su país con la OTAN si Rusia invadiera los países bálticos. Sin embargo, The Washington Post señaló que esta posición, si bien está fuera de sintonía con los principios republicanos, sí tiene precedentes en Washington: "El presidente Obama decidió no autorizar(enviar armas letales a Ucrania),pese a las recomendaciones de hacerlo de altos funcionarios del Departamento de Estado y el ejército", escribió Josh Rogin en un artículo de opinión. 4. Lazos financieros Trump ya no hace negocios con muchos bancos de EE.UU., sino que, según argumenta Josh Marshall, el magnate "ha estabilizado y reconstruido su imperio financiero con una fuerte confianza en capital ruso". Esto incluye "financiamiento de fuentes cuestionables en Rusia y Kazajistán", de acuerdo a una demanda descubierta por The New York Times. Pero Trump ha dicho que tiene "cero inversiones en Rusia". Como escribe Julia Ioffe en la revista Foreign Policy, muchas compañías buscan negocios en Rusia, y Trump no llegó a hacer incursiones significativas en ese país. "El hecho de que Trump, después de tantos intentos y con intenciones tan tibias hacia el país, no fuera capaz de construir nada en Rusia, cuando Ritz Carlton,Kempinski, Radisson, Hilton y muchas cadenas occidentales de hoteles sí fueron capaces, habla sobre su falta abismal de conexiones con rusos influyentes", escribió. No es inusual para las compañías de bienes raíces recibir inversiones rusas significativas, pero no hay evidencia de que las ideas políticas de Trump hayan sido compradas. "La correlación no prueba la causalidad. Solo porque algunos financistas quieran influir en gente poderosa no significa que realmente lo hagan", escribe Daniel Drenzer en The Washington Post. 5. 'Bromance' Putin calificó a Trump como "brillante" y "muy talentoso". En muchas ocasiones Trump ha hablado con admiración sobre la fuerza política de Putin. "Lo que tenemos es un tipo de bromance (palabra que nace en inglés de la unión de hermano y romance, para referirse a relación cercana, no sexual, entre dos hombres) entre Putin y Trump", dijo el consejero de Hillary Clinton, Jon Podesta, en televisión, cuando le preguntaron sobre el hackeo de correos del Partido Demócrata, diciendo que no hay ninguna conexión conocida entre los dos. El presidente Barack Obama dijo a la cadena NBC que no sabía si el hackeo venía de Rusia, pero añadió: "Lo que sí sé es que Donald Trump ha expresado admiración por Putin en repetidas ocasiones". "Creo que Trump ha tenido una cobertura favorable en Rusia", agregó. Julia Ioffe, de Foreign Policy, ha reportado que al Kremlin no le gusta Clinton y ve la presidencia de Trump como una opción más alineada con sus intereses. Pero eso no significa que Trump esté confabulado con Putin. No es ilegal hablar elogiosamente de un adversario estadounidense o compartir valores políticos similares. Juzgando por los últimos sondeos, tampoco es un factor decisivo para los votantes estadounidenses. Información de BBC Mundo
El senador Demócrata de Virginia, Tim Kaine, fue nombrado oficialmente como candidato a la vicepresidencia del partido para las elecciones presidenciales de Estados Unidos, durante este tercer día de la Convención Nacional Demócrata efectuada en Filadelfia. Cabe recordar que el compañero de la candidata presidencial, Hillary Clinton, tiene profesión de abogado. Tiene 58 años de edad, y una carrera política con trayectoria ascendente de 22 años, inicindo con su elección como regidor en la ciudad de Richmond, Virginia. La presidenta de la Convención, Marcia Fudge, suspendió las reglas para permitir que los delegados confirmaran por su cuenta la nominación de Kaine, evitando la necesidad de hacer un conteo por delegaciones estatales.   Sin embargo, su nominación no fue unánime, pues encontró oposición del grupo de delegados del senador Bernie Sanders, quien había amenazado con impugnar la nominación de Kaine. Los delegados de Sanders habían acusado los funcionarios del Partido Demócrata de retrasar y entorpecer sus esfuerzos para proponer una candidatura alternativa. Sin embargo, su intento de impugnación no tuvo éxito. Ademas, Kaine, de fe católica, enfrentó el escepticismo de algunos grupos liberales en el partido por su posición negativa en el tema del aborto. Tambien recibió críticas por su apoyo al tema del Acuerdo Comercial Transpacífico. Kaine tiene programado aceptar la nominación esta noche, cuando dirija un mensaje al pleno de la Convención.
Donald Trump’s latest outburst, in which he openly called on Russia to go on a massive cyberhunt for Hillary Clinton’s emails and release them to the press, raises a key question: What will it take for leading Republicans to cross over from responding to Trump’s remarks in a careful, circumscribed manner, or quietly withholding their support for him, to actively denouncing his comments as reckless and dangerous? Trump’s comments today basically amount to him urging Russia to help him get elected president, at precisely the moment when Russia is already accused (though this has not been close to proven) of trying to interfere in the election. Here’s what he said: “Russia, if you’re listening, I hope you’re able to find the 30,000 emails that are missing. I think you will probably be rewarded mightily by our press,” Trump said during a news conference at his South Florida resort on Wednesday. “They probably have them. I’d like to have them released. It gives me no pause, if they have them, they have them,” Trump added later when asked if his comments were inappropriate. “If Russia or China or any other country has those emails, I mean, to be honest with you, I’d love to see them.” It’s already been widely reported that the Clinton campaign quickly denounced the remarks. Senior Clinton policy adviser Jake Sullivansaid today that this had become a “national security issue,” arguing: “This has to be the first time that a major presidential candidate has actively encouraged a foreign power to conduct espionage against his political opponent.” But now Republican-aligned foreign policy experts are also weighing in along similar lines. “It’s appalling,” Dr. Eliot A. Cohen, who was counselor of the State Department during the second term of George W. Bush’s presidency, said to me today. “Calling on a foreign government to go after your opponent in an American election?” Cohen recently organized an open letter from a range of GOP national security leaders that denounced Trump in harsh terms, arguing that Trump’s “own statements” indicate that “he would use the authority of his office to act in ways that make America less safe, and which would diminish our standing in the world.” The letter said: “As committed and loyal Republicans, we are unable to support a Party ticket with Mr. Trump at its head. We commit ourselves to working energetically to prevent the election of someone so utterly unfitted to the office.” But this latest from Trump, by pushing the envelope once again, raises the question of whether other prominent Republicans are ever going to join in. For instance, to my knowledge, top national security advisers to George W. Bush, such as Stephen Hadley and Condoleezza Rice (who was also secretary of state), have yet to comment on anything we’ve heard thus far from Trump. Also, there could theoretically come a point where figures like former Defense Secretary Donald Rumsfeld and possibly even Dubya and George H.W. Bush feel compelled to weigh in. Meanwhile, senior Republican elected officials who have backed Trump continue to refrain from taking on his comments forcefully or directly. Some Republicans actuallydefended Trump’s comments today. Paul Ryan’s spokesman issued a statement saying this: “Russia is a global menace led by a devious thug. Putin should stay out of this election.” The careful reader will note that Ryan’s statement is directed entirely at Putin, and not at what Trump said. All this comes after senior Republicans were almost as circumspect when Trump recently questioned whether we would honor our commitments to defending our NATO allies against Russian aggression. In response to that, Ryan’s office merely said that “the Speaker believes we should defend our NATO allies,” which is fine, but avoided commenting on Trump directly. Mitch McConnell responded by saying he disagreed with Trump, but added that this didn’t raise any questions in his mind about Trump’s fitness to be president, because President Trump’s Secretary of State and Secretary of Defense were likely to disagree with him on this point, as if his own cabinet members could be counted on to act as a check on his dangerous instincts. Cohen, the counselor to State under Bush, argued to me that more GOP officials needed to step up. “An enormous amount rests on Republican politicians being willing to say something,” Cohen said. “What’s disturbing is how many will dodge the issue and say, ‘oh, he doesn’t mean it.'” Indeed, this sort of stuff can no longer be blithely dismissed as showmanship and bluster. As Zack Beauchamp explains today, the totality of Trump’s statements and positions suggest an actual worldview and agenda, one that would upend the international order in ways that could be deeply destabilizing, but are “objectively pro-Russia” and would constitute “music to Putin’s ears.” Cohen noted that many GOP-aligned foreign policy thinkers had done the right thing and denounced Trump. But he added that not enough GOP elected officials had done so. Info Washington Post
La filtración de casi 30.000 correos electrónicos de varios miembros del Comité Demócrata Nacional (NDC), un día antes de que arrancase la convención del partido en Filadelfia y que dejó al descubierto la falta de imparcialidad de la organización con la campaña de Bernie Sanders, ha creado un triángulo inimaginable en la carrera presidencial en EEUU: el candidato republicano Donald Trump; la demócrata, Hillary Clinton; y una potencia extranjera, Rusia. El empresario instó este miércoles, durante una rueda de prensa, a que Moscú localice los correos electrónicos borrados del servidor privado de Clinton cuando era secretaria de estado. "Rusia, si estás escuchando, espero que seas capaz de encontrar los 30.000 emails que están perdidos", dijo Trump, según recoge el diario The New York Times, en medio de la polémica sobre si los rusos son responsables del hackeo de los ordenadores del NDC. El presidente Barack Obama no descartó durante una entrevista en la cadena NBC que el presidente ruso, Vladimir Putin, esté intentando influir en las elecciones estadounidenses después de ser informado de que las investigaciones oficiales apuntaban a la mano de Moscú detrás del ciberataque. También se refirió a la "admiración" expresada en varias ocasiones por Trump hacía el líder ruso. Obama también subrayó que lo que tienen claro es que "los rusos hackean nuestros sistemas; no sólo los gubernamentales sino también los privados". Desde uno de sus campos de golf, el magnate subrayó que nunca se ha visto con Putin. Su 'relación' se limita a haberle agradecido el cumplido que le hizo -al llamarle genio- a través un periódico. Trump calificó de "ridículas" las teorías que le vinculan al cibertaque. "Ojalá tuviera ese poder. Me encantaría", señaló después de coincidir con Obama en que los rusos "hackearon y probablemente tengan sus 33.000 emails. Espero que los tengan", en referencia a los correos de Cinton. Poco después cuestionó que sea Rusia la que está detrás del ciberataque al Comité Demócrata. "Nadie lo sabe", apuntó señalando a que "probablemente sea China o alguien sentado en su cama". Según Trump la filtración de los emails y el ciberataque es una muestra de "lo débiles que somos; es una señal de falta de respeto por el país". La reacción desde el equipo de campaña de Clinton llegó casi de inmediato. "Esta tiene que ser la primera vez que un candidato presidencial relevante ha alentado activamente a una potencia extranjera a llevar a cabo el espionaje de su oponente político", subrayó el portavoz Jake Sullivan en un comunicado. Para los demócratas estos hechos han dejado de ser una "cuestión de curiosidad, de política" para convertirse en "un problema se seguridad nacional". El Kremlin, por su parte, negó este miércoles las acusaciones de estar detrás del ciberataque tildándolas de "absurdas". Un portavoz aseguró que Moscú y el presidente Putin evitan cuidadosamente cualquier "acción o palabras que pueden ser vistas como una interferencia en el proceso electoral". Con información de El Mundo
Page 36 of 37
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…