UACJ

Estados Unidos

ICE reta a ciudades santuario; dan poder a policías locales para arrestar indocumentados

Washington, EU.- La Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) anunció la implementación de un nuevo programa que dará a agentes de policías locales el poder para llevar a cabo arrestos de inmigración en ciudades santuario.

Se trata de una iniciativa enmarcada en la idea prometida por el presidente Donald Trump a su base electoral de fortalecer el músculo de las agencias federales que tienen que ver con inmigración con el fin de detener y deportar a personas sin documentos en regla.

El programa, denominado Oficial de Servicio de Garantías (WSO) permitirá a los agentes locales de la ley comenzar a detener temporalmente a inmigrantes en nombre de la agencia, incluso si las políticas locales establecidas (como las jurisdicciones santuario) les impiden hacerlo”, dijo la agencia en un comunicado.

El programa establece que ICE tendrá “48 horas para transferir a cualquier inmigrante arrestado y detenido bajo su custodia o será liberado”.

Santuarios en la mira

El nuevo plan surge como respuesta del gobierno federal a las políticas de las jurisdicciones (ciudades) santuario, que prohíben la colaboración de las policías locales con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el marco del Programa Federal 287(g).

"Las políticas que limitan la cooperación con ICE socavan la seguridad pública, impiden que la agencia ejecute su misión de mandato federal y aumentan los riesgos para los agentes forzados a realizar arrestos a gran escala en lugares no seguros", dijo Matthew Albence, director interino de ICE.

"El WSO protegerá a las comunidades de los extranjeros criminales que amenazan a las poblaciones vulnerables con la violencia, las drogas y la actividad de pandillas al permitir que las jurisdicciones asociadas tengan la flexibilidad de realizar arrestos de inmigración en su cárcel o centro correccional", agregó Albence.

Según ICE, el programa se creó a solicitud de la Asociación Nacional de Alguaciles y de los Alguaciles del Condado de Estados Unidos.

Cómo funcionará

Una vez que un agente de policía estatal o local integrante de la WSO cumple una orden administrativa y ejecuta un arresto en nombre de ICE, la agencia federal tiene 48 horas para realizar una transferencia de custodia, a menos que exista un Acuerdo de Servicio Intergubernamental.

Si ICE no pone al extranjero bajo custodia dentro de las 48 horas, el individuo debe ser liberado.

La agencia federal también explica que los agentes locales que participen en el programa “solo harán arrestos dentro de los confines de la cárcel en la que trabajan”. Además, ICE seguirá emitiendo órdenes de detención (detainers) de inmigración con las jurisdicciones asociadas que participan en el programa 287(g).

ICE advierte además que el gobierno que “no cuestionará a las personas sobre su ciudadanía, posibilidad de deportación, ni procesarán a extranjeros que se encuentren ilegalmente presentes en Estados Unidos”.

"Este programa brinda a los alguaciles el apoyo legal para ayudar a las autoridades federales a mantener a los extranjeros ilegales criminales peligrosos fuera de sus comunidades", dijo Jonathan Thompson, el Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Alguaciles.

Cuando se activa

Una vez que una ciudad o jurisdicción firma un Memorando de Acuerdo de la WSO, “la agencia de policía local designará a los agentes para que reciban capacitación de instructores certificados por ICE para realizar las funciones” como agentes federales de inmigración.

El gobierno llevará a cabo una investigación de antecedentes sobre todos los candidatos nominados, quienes recibirán credenciales federales que reflejen su autoridad una vez que se complete la capacitación.

La agencia dijo que sus agentes supervisarán y dirigirán el programa, así como asumirán los costos de viaje y el pago a los funcionarios que serán capacitados.

"Las personas ilegales que cometen delitos no deben ser devueltas a nuestras comunidades donde dañan a otros", dijo el alguacil del condado de Pinellas, Bob Gualtieri. “El nuevo programa permite a los alguaciles ayudar legalmente a ICE a mantener a los extranjeros criminales ilegales en la cárcel y fuera de las calles al cumplir con las órdenes de arresto de ICE”, agregó.

Promesa de Trump

Tras ganar la elección de 2016, Trump prometió que su gobierno reactivaría la fuerza nacional de deportación que mencionó durante casi toda su campaña para expulsar a millones de indocumentados.

Pero no se tata de algo nuevo. El proyecto original fue creado por el gobierno de George W. Bush y cancelado más tarde por Barack Obama debido a una ola de criticas por la falta de transparencia. Primero se nombró Programa 287(g) y luego cambió a Comunidades Seguras.

Comunidades Seguras operó entre 2008 y 2014. La Oficina de Inmigración y Control de Aduana (ICE) confirmó que en los seis años de operación fueron deportados 375,031 indocumentados con antecedentes criminales.

Base de datos

El programa consistía en una poderosa base de datos manejada por el DHS que permitía a los agentes del orden público locales (policías municipales y estatales) establecer el estatus migratorio de cada persona detenida al momento del arresto. Si la prueba biométrica mostraba que la persona no tenía estatus legal de permanencia, era colocada de inmediato en la lista de sujetos deportables. Lo mismo sucedía con individuos que tenían algún tipo de delito o antecedente criminal.

Los deportables eran entregados a ICE, agencia que abría un proceso de deportación. La colaboración entre el DHS y los estados se hacía por medio de acuerdos directos con las distintas agencias de policía, convirtiendo de esa forma a las fuerzas locales del orden público en agentes del servicio de inmigración, tal y como se sigue implementando hoy en día, excepto en las jurisdicciones santuario que surgieron precisamente para proteger a la población inmigrante de los abusos del gobierno federal.

El 20 de noviembre de 2014 Obama reemplazó Comunidades Seguras por el Programa de Prioridades de Deportación (PEP), enfocado sólo en extranjeros que habían cometido delitos graves. Pero el 25 de enero de 2017 Trump firmó una orden ejecutiva sobre las jurisdicciones santuario en la que decretó que la presencia indocumentada constituye una amenaza a la seguridad pública y nacional de Estados Unidos.

Agenda “abusiva”

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) criticó el nuevo programa de ICE y advirtió que la entrega de poderes extraordinarios a policías locales para fungir como agentes federales de inmigración viola na Constitución estadounidense.

“Este programa es solo el último plan de ICE para reclutar a la policía local en su agenda de deportación abusiva”, dijo Lorella Praeli, subdirectora política de la ACLU. “La agencia apunta explícitamente a subvertir la voluntad de las comunidades locales que han aprobado ordenanzas para evitar exactamente este tipo de cooperación entre la policía e ICE”, agregó.

Praelli dijo además que los participantes en el programa “se verían obligados a llevar la carga financiera de la agresión de ICE, lo que podría costarle al estado millones de dólares en gastos operativos y honorarios legales".

“ICE y las otras agencias cómplices de la fuerza de deportación de Trump pueden sentir que están por encima de la Constitución, pero ni ellos, ni la policía local, están exentos de las leyes de registro e incautación”, indicó Parelli.

La subdirectora de política de ACLU señalo además que, con este programa, “ICE le está pidiendo a la policía local que se arriesgue a violar la 4ta Enmienda de la Constitución” e instó a las autoridades locales a “resistir esta peligrosa propuesta y a respetar su compromiso con las comunidades a las que sirven". (Univision)

Read 274 times
Share this article

About author

OPTV
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…