Estados Unidos

Ex fiscal de Nayarit pasará 20 años en prisión de Estados Unidos por narcotráfico

 

San Diego, California, EU.- Cuando fue titular de la Fiscalía de Nayarit, Edgar Veytia era el encargado de meter a la cárcel a los narcotraficantes que azolaban a su estado. En cambio, él recibía sobornos del cartel que le llegaba al precio, para ayudarlo a combatir a sus enemigos y distribuir cargamentos de droga en Estados Unidos.

Veytia, de 48 años, brincó de un grupo a otro, según le convino. Comenzó con el de Sinaloa, luego se fue con el clan de los hermanos Beltrán Leyva, Los Haches y Los Zetas, hasta que finalmente trabajó con el poderoso Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG). Los narcos le apodaban ‘Diablo’ y ‘Lic Veytia’.

Su vida criminal llegó a su fin este jueves, cuando una jueza federal de Brooklyn lo sentenció a 20 años de prisión, seguido de cinco años de libertad supervisada. Lo acusaron de varios cargos de conspiración para distribuir cocaína, heroína, metanfetamina y marihuana en distintas ciudades de EEUU.

La jueza Carol Bagley Amon también le ordenó entregar un millón de dólares que obtuvo por su estrecha relación con el crimen organizado en Nayarit. Veytia, quien tiene las nacionalidades mexicana y estadounidense, aceptó sus delitos en una declaración de culpabilidad.

“Tomé muy malas decisiones en mi vida, pero estoy arrepentido", expresó el ex fiscal antes de escuchar su sentencia en la sala 10D de la corte de Brooklyn. Frente a ese juzgado hace unos meses condenaron a cadena perpetua a Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán. De hecho, ambos compartieron abogado, Jeffrey Lichtman.

Afuera del tribunal, Lichtman dijo este jueves que su cliente era el “perfecto chivo expiatorio” pues los verdaderos peses gordos del narco aún no han sido llevados ante la justicia, un argumento que usó hasta el cansancio al defender a ‘El Chapo’ Guzmán.

El caso de Beytia se basó en su colaboración con el cartel de Los Haches, cuyo líder era Juan Francisco Patrón Sánchez, alias ‘H-2’. Estuvo basado en Nayarit y Sinaloa. Tenía varias células en Los Ángeles, Las Vegas, Ohio, Minnesota, Carolina del Norte y Nueva York, según la Fiscalía federal.

Cuando el entonces procurador estaba en la nómina de Los Haches, la organización criminal distribuyó cada mes unos 500 kilos de heroína, 100 kilos de cocaína, 200 kilos de metanfetamina y 3,000 kilos de marihuana. Por esa actividad ilícita el cartel “ganó millones de dólares”, señala el gobierno.

Pero también dejó una estela de violencia, “incluyendo tortura y docenas de homicidios”, alega el Departamento de Justicia (DOJ).

Su relación con Los Haches permaneció entre enero de 2013 y febrero de 2017. Cada mes les recibía sobornos para ayudarles de esta manera: ordenó a policías corruptos que colaboraran con el grupo delictivo, liberó a miembros y socios del ‘H-2’, y usó todos los recursos a su disposición para atacar a sus rivales.

El trato con ‘H-2’ terminó abruptamente en febrero de 2017, cuando la oficina de Veytia y el Ejército mexicano realizaron un operativo en el cual Patrón Sánchez murió a tiros. ¿Por qué le dio la espalda? Ya había hecho otra sociedad con el Cartel Jalisco Nueva Generación, que sigue controlando Nayarit.

Un mes después del fallecimiento de su socio, el 27 de marzo de 2017, Veytia fue detenido en una garita fronteriza en California. Se dirigía a su casa en Chula Vista, en el condado de San Diego. (Univision)

Read 67 times Last modified on Thursday, 26 September 2019 21:13
Share this article

About author

OPTV
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…