Bienestar & Salud

Cinco formas de aumentar tus niveles de oxígeno en la sangre

Nuestros niveles de oxígeno en la sangre jamás habían resultado tan importantes como hasta ahora. ¿Tenía que haber una pandemia para aceptar que esa dificultad al respirar mientras caminamos no es normal? Ahora que somos más conscientes de su importancia, ¿cómo los aumentamos? 

Cuál es el nivel normal de oxígeno en la sangre

De acuerdo al instituto médico Mayo Clinic, un nivel normal de oxígeno en la sangre se encuentra entre los 75 a 100 milímetros de mercurio (mm Hg). Un valor inferior a 60 mm Hg revela la necesidad de oxígeno complementario. 

Por otro lado, y de acuerdo a la America Thoracic Society, un nivel bajo de oxígeno en sangre, además de revelar la presencia de una posible enfermedad pulmonar. Puede ocasionar que las células del organismo tengan dificultad para cumplir adecuadamente sus funciones, especialmente en el corazón y el cerebro. 

Realiza ejercicio de forma regular

Los mejores son los aeróbicos, ya que aceleran la respiración y la hacen más profunda. Esto aumenta la cantidad de oxígeno en la sangre, lo que induce a que el corazón lata con mayor velocidad y aumente el flujo sanguíneo a los músculos y de regreso a los pulmones. 

¿Cuáles hacer? Nadar, correr, bicicleta, bailar o cardio. 

Dieta

Te podrá resultar extraño,  pero lo cierto es que hay alimentos que pueden ayudar al cuerpo a transportar el oxígeno; ejemplo, el hierro. De acuerdo a la Biblioteca Nacional de la Medicina de los Estados Unidos, este mineral es necesario para producir la proteína hemoglobina y mioglobina que se encuentra en los glóbulos rojos de la sangre. 

¿Qué debes comer? Legumbres secas, frutas deshidratadas, hígado, carne roja, huevo y granos enteros. 

Deja de fumar o evita el humo de cigarro

Básicamente inhibe la capacidad de introducir oxígeno en el torrente sanguíneo con eficacia. 

Toma aire fresco

Si tienes la oportunidad de estar en un espacio abierto; ejemplo el campo o en algún lugar donde no hay tanta contaminación, acude con regularidad. Camina despacio, relajando tu cuerpo y respirando lo más profundo que puedas. 

Bebe agua

Tiene hidrógeno y oxígenos, y si recordamos que gran parte de nuestro cuerpo se compone de este líquido. Es preferible que ingieras el agua simple, pero la puedes combinar con alimentos que mejoran la salud, como vegetales o fruta. 

Con información de Salud 180.

Share this article
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…