Wednesday, 29 August 2018 00:00

Alerta, hay un ‘halcón’ en Morena

Written by  Rafael Navarro
Rate this item
(2 votes)
Quizá la noticia de quién será el ganador del proceso electoral 2018, es la menos importante en este momento. Alguien tiene que ganar la elección. Tarde o temprano Ciudad Juárez tendrá un nuevo o el mismo alcalde.

Es por eso que el camino de la especulación se abre, no a la recomposición social y política de la frontera, sino a la diatriba, a la guerra que viene y que va a empinar más a la ciudad, a incrementar su retroceso, ya de por sí grave y sin retorno.

El futuro de Ciudad Juárez no pinta nada bien. Enfrentamos los egos de quienes gobiernan y de quienes van a gobernar. Si gana Armando Cabada, el hígado de Javier Corral está listo para emprender las groserías que tiene en su manual de complejos de la niñez y que está organizado de la ‘A’ a la ‘Z’.

El independiente tendría el poder de la mano protectora de Juan Carlos Loera de la Rosa, el ‘Judas’ de Morena, que desde su nombramiento de Coordinador Regional no deja de mostrar su abundante dentadura y ponerse en los ángulos fotográficos para generar el clima de poder que está decidido a imponer. Muchos creen que no alcanzará el nombramiento ofrecido por López Obrador y que tendrá que quedarse en el cargo legislativo.

La especulación nos lleva hasta las páginas del periódico, El Heraldo de Chihuahua que en su columna Ráfagas escribió:

“Los que saben dicen que en Juárez algunos de la administración municipal están con los pelos de punta, ante la posibilidad de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación defina como ganador de la impugnada elección de alcalde al independiente Armando Cabada Alvídrez. A esos nerviosos, aseguran, no les preocupa el nulo avance de la transición ni si llega cuestionado o con problemas de legitimidad el independiente; les preocupa que conserve el poder porque saben que de quedarse, irán para afuera los considerados traidores a la causa del presidente.

Tal es el caso, comentan, de Alejandro Loaeza, actual director de Desarrollo Social, así como también de Jesús Ortega, director de Educación del Municipio y el director de Centros Comunitarios, Carlos Corona Tarango, quienes ya tienen un pie fuera de la administración y otro adentro.

Y es que aparte de que, según los que saben, no han aportado a la gestión, pues su trabajo ha dejado mucho que desear, tanto Loaeza como Ortega estuvieron coqueteando con Morena durante las campañas.

Los que saben afirman que Loaeza y Ortega enviaron gente a reunirse para un café grillero con la gente de Morena, por aquello de que pudieran perder la elección, pero ahora que están casi con un pie en la reelección están con el alma en un hilo debido a que sus jugadas son prácticamente del dominio público”.

El columnista de Ráfagas aborda también la versión difundida por Loera de la Rosa en contra de la regidora Mendoza, a quien odia, y cuyo tema fue divulgado por Magdaleno Silva, el monaguillo del flamante Coordinador Regional. El acto misógino lo dictaron así:

“De Juárez también llega el dato de que la regidora de Morena Janet Mendoza Berber recibió en plena campaña, estando separada de su cargo por licencia, ya que fue candidata a diputada local por el Distrito 02, un cheque por parte de la alcaldía por 14 mil pesitos, casi nada, nomás para las sodas.

Pero según la ley, la aún regidora estaba impedida para recibir pago alguno ya que estaba de licencia, por lo que, exigen hasta los identificados con Morena, sea sustituida por su suplente a la diputación local.

El pago, aseguran, fue extendido el 4 de junio y ella regresó a sus funciones de regidora el dos de julio, tiempo en el cual estaba impedida para recibir cualquier pago como edil del Ayuntamiento, lo que no le importó para echarse a la bolsa esos cuantos miles de pesos”.

Es evidente que el sonriente Coordinador Regional del equipo de López Obrador sigue moviendo los hilos de la traición, su especialidad. El manejo de la tergiversación inmoral, sin ninguna ética para defenestrar a los miembros de su mismo partido.

Y, por si no hay duda de su mano corrupta, envía a Magdaleno Silva para informar que en Morena no se tolerará la corrupción, como si ese lastre se acabara con una declaración falaz.

El referente de la columna Ráfagas de El Heraldo refleja la realidad de lo que ocurre en Morena en cuanto a la decisión que ha tomado Armando Cabada de echar fuera de su estructura a aquellos que ayudaron al proyecto de López Obrador y traicionaron a su partido Independiente.

El principal informante de esa línea de funcionarios municipales ‘traidores’, según la versión de Cabada, que se pusieron a la orden de González Mocken durante la campaña política, es el risueño Loera de la Rosa, convertido en un ‘halcón’.

El ‘sonrisas’ no batalló para levantar la lista. Fue ayudado por su abultada parentela incrustada en los puestos legislativos de primer nivel que sirvieron también como halcones para juntar los nombres de aquellas personas, que libre y democráticamente, acudieron con los miembros de Morena a presentar sus respetos.

La lista de Loera de la Rosa, enviada a la estructura de la Presidencia Municipal son, literalmente, cartas renuncia que se harán efectivas de ganar el independiente. Esos listados fueron entregados ya a los administradores del patíbulo, gracias a la información patrocinada por líder moral de Morena y que ahora, sin ningún rubor o cargo de conciencia, está listo para ser el vicario de López Obrador.

A la oposición contra un hipotético gobierno cabadista, hay que sumar la mano profesional de quien asumirá en unos días más el cargo de síndica municipal.

Leticia Ortega Máynez, una mujer profesionista, de un alto nivel ético, difícilmente dejará pasar lo que observe en su paso como síndica municipal.

El triunfo de Javier González Mocken generará también una oleada de conflictos políticos. En primer lugar, intentará en tres años remendar la vida administrativa de la alcaldía que en este momento vive uno de sus peores momentos.

El ‘gran secreto’ del alcalde en turno, es la ruinosa situación que vive el municipio. La Alcaldía ha utilizado como biombo político el proceso electoral que no acaba de terminar.

Además, el abogado González Mocken, tendría la presión política de la televisora de los Cabada, el Canal 44, que ahora sí analizaría con lupa todos yerros del alcalde el turno.

El arranque del análisis del ‘Caso Juárez’ en la Sala Regional del Tribunal Federal Electoral abrió un nuevo capítulo en la vida política de la frontera. Toda la carga emocional se ha trasladado a la ciudad de Guadalajara donde los magistrados, especialistas en elecciones, analizan lo que ocurrió el pasado 1 de julio en las urnas.

Desde un análisis a distancia, es muy complicado saber ¿Qué ocurrió ese día? ¿Quién ganó la elección? Si estuvo o no la mano del gobernador y del alcalde en el manoseo de las urnas.

Y no podemos ocultar la verdad: ambas estructuras políticas manosearon el proceso electoral pero, por desgracia, no existe una forma de comprobarlo al menos que un ‘testigo protegido’ (un rajado, como diría mi abuelo) hable de lo ocurrido aquella madrugada del 2 de julio del 2018.

Lo que determinará el TRIFE es la equidad, la imparcialidad, la transparencia, la mano profesional o poco profesional de los encargados de organizar la elección.

La novedad fue la aparición de Santiago Nieto Castillo, ex titular de la Fepade, a quien se le adjudica la destitución de un subsecretario de Gobernación, además de ser protagonista de uno de los momentos más críticos del gobierno federal al recibir el apoyo de la mayoría de los senadores que insistían en sostenerlo en la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Electorales.

Santiago Nieto es un experto en elecciones y en irregularidades que se derivan de delitos electorales y asesoró ayer Javier González Mocken en el ‘caso Juárez’ que analiza el Tribunal Federal Electoral.

El enviado de Andrés Manuel López Obrador resultó ser un hombre que llegó a altas posiciones administrativas y políticas. Como secretario particular del presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación se codeó con la totalidad de los magistrados, incluyendo a los que encabezan el Tribunal Federal Electoral.

En el Senado fue puesto a prueba por legisladores de mucho peso político. La prueba de fuego para su admisión como fiscal electoral ante la Comisión de Justicia, la aprobó con los mayores honores. PRI, PAN, PRD, PVEM y PT le dieron sus votos para convertirse en el nuevo titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales.

En octubre del 2017 fue destituido por el jefe interino de la PGR, Alberto Elías Beltrán al informar públicamente que el ex director de Pemex, Emilio Lozoya, lo presionó para declararlo inocente en el caso Odebrecht.

El ex funcionario, conocido como ‘el abogado tormentas’, resultó ser el enviado de Andrés Manuel López Obrador, y encabeza la defensa de Javier González Mocken ante el Tribunal Federal Electoral.

La búsqueda de un alcalde, como nunca en la historia de Juárez ha resultado un proceso de mucha dificultad. Nos enfrentamos al criterio de un presidente de la República priíista que se va a ir hasta el último día de noviembre; a un gobernador del Estado, panista; a un alcalde de Juárez, independiente; y a un presidente de la República electo y morenista.

Esa ensalada política nos convierte en rehenes de muchos criterios. Decir que la democracia es la que va a imperar en Ciudad Juárez, es una falacia. Definirá esta elección el conjunto de fuerzas políticas que van en busca de la mejor opción, quizá esa opción es la que más favorece las buenas relaciones entre los poderes legalmente constituidos.

Todo eso se escucha bien en un país, que por decreto, será limpio, ordenado, anti corrupto, moral, sin mafias en el poder, con funcionarios públicos que ganarán lo que les corresponde y que ya no tendrán guaruras, ni acudirán a restaurantes ostentosos…

Juárez será otra ciudad muy distinta a la que conocemos. Sin duda alguna, el restaurante Shangri La va a perder a sus mejores inquilinos y se secarán los pastos de los campos de golf de Chihuahua y Juárez, pues ya no habrá jugadores en horas de trabajo, mucho menos los fines de semana porque AMLO los pondrá a trabajar a todos.

Nos levantaremos más temprano, contentos: unos para analizar las estadísticas de violencia y crear estrategias novedosas de seguridad; otros para ir a dar clases pensando en los salarios que estarán incrementados por encima de la inflación... ahora sí nos reiremos del ISR que será disminuido y le sacaremos la lengua a los gabachos porque nuestro salario mínimo se irá al doble.

Los maestros ya no faltarán a dar clases porque, por decreto, acaban las marchas, los plantones, las protestas públicas. Los maestros ya serán escuchados, de acuerdo a la promesa de López Obrador.

Ahora sí a transitar en nuestros carros porque el precio de la gasolina bajará en forma automática. Y si gana Mocken hasta viajaremos en un tren ligero, que a ciencia cierta no sabemos cómo es eso pero se oye bien.

El recibo del gas ya no será una comezón en la mano izquierda cada vez que tengamos que pagar lo que le consumimos a la poderosa familia Fuentes. También bajará el costo de la energía eléctrica, gran avance para todos los juarenses.

La ciudad, ya no será como ‘ciudad gótica’, recobraremos la iluminación nocturna. Los Aztecas, Mexicles, Artistas Asesinos y todas sus ramificaciones van a desaparecer, gracias al pacto que se firmará con los criminales.

Todos esos jóvenes descarriados ya no serán ninis, sino obtendrán la transformación inmediata al recibir su bono compensatorio de mil 300 o mil 600 pesos mensuales (un poco menos de lo que ganan matando gente) y podrán acudir a los centros de capacitación para el trabajo donde soñaran con su nuevo empleo de electricistas, carpinteros, especialista en energía solar, mecánicos; las mujeres sicarias y vendedoras de droga serán ahora costureras, estilistas o ayudantes de enfermería.

Y lo mejor de todo: los huevones que están al frente de la instancia estatal se pondrán a trabajar. Ya Javier Corral no andará, como cree todo mundo, pendejeando de aquí para allá, ni pensando en los ‘pares’ que necesita para mejorar su nivel en el deporte de los caballeros.

Ahora el flamante intelectual que tenemos como gobernador volverá al análisis de sus libros de cabecera para los nuevos discursos que tendrá que memorizar, ahora que López Obrador lo llame al diálogo.

Los indígenas Tarahumaras, atónitos, podrán recibir de nuevo los títulos agrarios que les robaron los Creel, los Cuesta, los Vallina, los Terrazas, los González Muzquiz, los Elías. Y vendrá de nuevo el surgimiento de la etnia madre de Chihuahua.

Por decreto dejarán de ser alcohólicos, luego que la familia Cuesta los envenenó por años con alcohol de 96º grados y con cerveza azorrillada.

En esa invitación a trabajar, a mejorar, a ser un mejor país, una patria más generosa y justa, estamos todos metidos.

Solo falta despertar para no creer que nos están tomando el pelo. Solo falta que el TRIFE defina lo que ocurrirá en Ciudad Juárez. Solo falta que César Duarte sea detenido para que Corral se ponga a trabajar. Solo falta que Cabada ordene que se enciendan, otra vez, las lámparas que apagó para justificar su Juárez Iluminado.

Solo falta que Trump dé el aval al Tratado de Libre Comercio y Canadá le entre. Solo falta que AMLO despierte en México y deje de dormir en el país imaginario, en la república mágica que nadie conoce. Solo falta que Chabelo, finalmente, diga qué sucedió exactamente cuando Dios creó el cielo y la tierra…después de todo eso, México será otro.

 

La columna se publica los lunes, miércoles y viernes, después del mediodía. Si desea recibir Sombra de Letras en su teléfono, a través del WhatsApp, suscribirse al teléfono (656)7586189. El autor recibe comunicación directa en ese mismo número. Contacto con el autor por correo electrónico: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Read 934 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…