UACJ

Monday, 27 August 2018 00:00

Epístolas al usurpador Loera de la Rosa

Written by  Rafael Navarro
Rate this item
(0 votes)
No seré un ingenuo escritor de columnas para creer que lo que hoy escribo llegará al escritorio de Andrés Manuel López Obrador. Entiendo – después de 37 años de ejercer el periodismo- cómo actúa el nefasto poder mexicano y que quienes nos gobiernan son unos cínicos al servicio de sus propias pasiones.

Chuparse el dedo después de los 50 no se constituye en un acto de ingenuidad, sino en una alevosa realidad virtual que practican los políticos en uso y desuso, al grado tal que ese ejercicio se ha convertido en un deporte nacional.

Y en ese ejercicio Morena está por entrar a una guerra intestina en donde el epicentro de esa lucha es Juan Carlos Loera de la Rosa, un truhan que ha reunido en su contra más de una docena de quejas de diferentes militantes del partido en el Estado de Chihuahua, según el análisis presentado en un documento al que este reportero tuvo acceso.

La estructura anquilosada y falaz con la que cuentan los partidos políticos, las comisiones de Honor y Justicia siempre son superadas por la carga emocional que imponen los mandos. De allí que las quejas contra Loera duerman el sueño de los justos, según la versión de los propios morenistas.

En base a una serie de documentos epistolares en poder de este columnista, la estructura electoral que estuvo a cargo de Juan Carlos Loera de la Rosa, en donde participaron familiares y amigos cercanos a este nuevo patriarca, no dio resultado a pesar de que recibieron un pago mensual por dos años.

La visita de Marcelo Ebrard y Bernardo García al estado de Chihuahua, en mayo del 2018, dejó al descubierto el trabajo de Loera. En el informe se pudo conocer que el avance de la estructura a ese periodo, llevaba un avance bajísimo del 33 por ciento. “Si la figura de López Obrador no hubiera jalado la elección, el resultado sería totalmente distinto”, señala el documento.

Y remata el análisis: “no es un secreto que Juan Carlos Loera de la Rosa ha impulsado al candidato independiente de Ciudad Juárez, en lugar de apoyar a Javier González Mocken”.

Los que no aprendieron la lección es la llamada ‘vieja guardia de Morena’. Es la generación que luchó con AMLO desde las filas del PRD y que entregó al ahora presidente electo su tiempo, dinero y fe en la búsqueda de lo que ellos han llamado ‘la transformación en México’.

Esa vieja guardia la conforman alrededor de 45 personajes juarenses que centran su visión en la izquierda romántica, tan es así que nunca apagaron la vela al santo de su veneración a pesar de que miles de mexicanos lo tachaban de loco y de ser un peligro para el país.

Ellos se aferraron a su peje. Defendieron y lucharon aún en contra de la marea ideología de izquierda a la que no se le veía mucho futuro. López Obrador y su ofensiva contra la ‘mafia del poder’ representaban la locura; sus seguidores nunca dejaron de creer en él.

Ahora, ya entrados en la madurez de su vida, con edades que oscilan entre los 50 y 60 años, han despertado de la pesadilla que ellos mismos crearon.

Nunca imaginaron que aquel jovencito gordo y raro, al que lo ponían a cargar los botes de pintura para anunciar las bondades del ‘Sol Azteca’, al que le decían simplemente ‘váyase por las sodas gordo’, sea ahora el que les muerda la mano.

Tal es el agravio, que este ejército de longevos izquierdistas, ha decidido unirse para crear un movimiento a contracorriente para hacer frente al mal llamado líder de Morena, al ex gordo y cachetón Juan Carlos Loera de la Rosa.

En el análisis de la ‘mea culpa’ reconocen que ceder los espacios de liderazgo fue por edad, por cansancio y por otras ocupaciones. El partido quedó en manos de una – advenediza- nueva generación a la que ellos mismos invitaron a sumarse, y que al final los traicionó, abusando de la confianza, de la situación que enfrentaba esa generación cansada de tanto año de lucha.

El informe señala: “Ante un hartazgo, de tanta corrupción, actitudes inmorales, deslealtades, antiética, que van en contra de la ideología y los principio a de Morena, hemos decidido hacer un frente, el cuál exhibirá a nivel local, estatal y nacional las corruptelas de Loera de la Rosa y su equipo”.

La lucha se centra en una realidad inobjetable y que, ya no hay duda, se ha metido a la sala de Morena. Un día tocaron la puerta y ahora están por echar a la calle a los primeros inquilinos que aún presentan un poco de mesura: primero arreglamos el asunto de González Mocken en el Trife y después arreglamos a Loera de la Rosa.

El frente no pretende denunciar, sino echar a la calle al ‘cachetón come lonches’ que se siente ya el nuevo virrey de la provincia norte y marqués de la Misión de Nuestra Señora de Guadalupe de los Mansos del Paso del Río del Norte.

Un documento catalogado como ‘mis notas reflexivas’ en torno a Juan Carlos Loera de la Rosa, da cuenta de una realidad que está ahogando a Morena en la mejor etapa de su existencia.

La misiva señala que “desde la llegada de Juan Carlos Loera de la Rosa a Morena en el año 2013, se ha vulnerado la decisión de los miembros del partido y (Loera) se ha dedicado a dividir y a confundir a sus militantes. Amenaza a quien vaya en contra de él porque dice que tiene todo el apoyo de Bertha Elena Luján Uranga”, la ex titular de la Contraloría del Distrito Federal durante la administración de Andrés Manuel López Obrador y a partir del 1 de diciembre ocupará la Secretaría de la Honestidad y Combate a la Corrupción, que sustituirá a la actual Secretaría de la Función Pública.

A Loera de la Rosa se le acusa de nepotismo al impulsar candidaturas con el apoyo de Ariadna Montiel, enviada por Morena a conciliar divergencias y tratar de realizar elecciones internas democráticas, plurales y equitativas.

De acuerdo a la versión de los morenistas, Ariadna se ‘amafió’ con Loera de la Rosa y por decisión de ambos dieron candidaturas a amigos cercanos y familiares de Juan Carlos entre ellas a su tío, Gustavo de la Rosa Hickerson quien navega con una gran cantidad de demandas penales y acusaciones de actos inmorales en todas las áreas donde ha participado.

También fue incluida como candidata y ahora como legisladora por el distrito 04, la novia de Loera de la Rosa, Ana Carmen Estrada.

El 3 de noviembre del 2017, un grupo de militantes Morena se manifestó en el exterior de las oficinas del partido para exigir la renuncia de la entonces secretaria de Finanzas, Ana Estrada.

Una nota publicada en un medio local, refiere que el día de la protesta exigió la renuncia de Ana Estrada como secretaria de finanzas de Morena. El motivo principal es la falta de transparencia dentro del partido, además de que acusaron a Estrada de malversar los fondos y dinero de dicho organismo político.

Unos días después, la novia del futuro Coordinador de Programas Sociales en el gobierno de López Obrador, era investida como candidata de Morena. Así es la política.

En la nómina de Loera de la Rosa se incluye a una persona cercana a él, como es el caso de Ulises García quien estará en la estructura de Programas Sociales y actualmente recibe un pago por parte del partido.

El documento refiere: “estas nefastas acciones de Juan Carlos Loera de la Rosa, el maltrato, el divisionismo y abuso de poder han logrado que los miembros de Morena, que sostuvieron la lucha en los peores momentos, se alejen del partido”.

Cito textual: “(Loera de la Rosa)…ha usurpado funciones del Comité Ejecutivo Municipal, después de lograr la desintegración del primer comité municipal electo democráticamente y por no convenir a Juan Carlos, por no poder manipular a los secretarios del comité municipal electos, inició con un constante golpeteo hacia el comité con insultos, amenazas y se cometió el gran error de dejar a Morena sin una dirigencia municipal, solo Magdaleno Silva quien se doblegó a las sinrazones de Juan Carlos Loera”.

“Juan Carlos Loera de la Rosa va en contra de quienes no están a favor de sus acciones corruptas, él tiene la idea de que ‘divide y vencerás’ y le ha dado resultado porque invierte capital en sus tropelías”.

Es importante hablar del caso Morena y su impacto en Ciudad Juárez. Los llamados ‘morenos’ ganaron la elección en México pero ellos creen que compitieron en una especie de guerra de las galaxias y que ganaron el universo entero.

En esa práctica de sonambulismo político se encuentra el ex ‘gordo’ Juan Carlos Loera de la Rosa, el chalán de la izquierda que tiene la negra referencia de ser llamado el ‘traidor’. El nombramiento de coordinador regional en la estructura de López Obrador lo encumbró políticamente, pero lo desnudó como persona.

La vieja guardia lo acusa de no respirar los conceptos de izquierda. Su proclividad a la traición y a la ambición por el poder y el dinero, lo han llevado a escenarios de vergüenza.

Primero traicionó la voluntad del partido en la elección del candidato a alcalde. Sin cortapisas, sin ética, intentó apuntalar la figura del ahora alcalde Independiente, Armando Cabada, como candidato de Morena.

Esa relación política lo ha colocado en el resumidero de otras luchas. Así trabaja quien se afila los bigotes para asumir el cargo regional que le está obsequiando López Obrador. Ahora la víctima fue la futura diputada y actual regidora morenista, Janet Francis Mendoza Berber.

La oposición de la regidora a decisiones de la estructura cabadista molestaron al equipo independiente; Loera de la Rosa también estaba molesto con la futura diputada por cuestionar la promiscuidad política del usurpador y traidor (ya no es necesario decir su nombre, ya todos sabemos a quién me refiero).

En el cajón de la coordinación administrativa de regidores existía un documento que, analizado con la lupa de Paty Chapoy, tenía el contenido idóneo para exhibir a Janet Francis como una saqueadora municipal.

Días ante, algunos de los candidatos ganadores se opusieron a una colecta hormiga organizada por Loera. El marqués mandó pedir 3 mil pesos, sin ninguna contemplación, a quienes tenían en sus manos una constancia de mayoría. La pretensión del líder morenista es crear un documento gráfico donde aparezcan las fotografías y una pequeña reseña de los abanderados triunfadores en el proceso del 1 de julio.

Vendió la idea de que un fotógrafo profesional se encargaría de la odisea de retratar y retocar con la magia del PhotoShop a los ganadores de la coalición Juntos Haremos Historia.

“El profesionalismo cuesta”, refirió Loera vendiendo la pauta gráfica, experimentando en sus manos la visión del ex gobernante prófugo, ese principio que señala que “el poder es para poder”… y a veces para joder.

La historia del cheque no reviste mayor problema político. El 15 de junio la regidora Mendoza recibió el cheque que está confinado para otorgar apoyos a las personas de escasos recursos. La edil acudió al banco que se encuentra en el interior de la Presidencia Municipal, lo cambió y lo depositó en efectivo en la coordinación administrativa.

Obligada por la ley, Janet solicitó licencia para competir como candidata a diputada y ganó la elección. Hace unos días, una ciudadana de nombre Teresa Ivonne Riveros, presentó al área de Transparencia una solicitud para conocer el caso específico de los 14 mil pesos solicitados, cobrados y entregados a la coordinación administrativa de los regidores Janet Mendoza.

El oficio ante Transparencia es el número 088242018. El órgano de consulta ciudadana solicitó a la regidora Janet Francis Mendoza que aclarara la denuncia. La respuesta fue inmediata y avalada por el área administrativa del cabildo.

Las dudas crecieron en forma inmediata, pero se disiparon pronto. Unos días antes, el usurpador Magdaleno Silva, secretario de Organización de Morena, quien se quedó con el cargo de dirigente, dio una declaración pública: “no se va a permitir corrupción en Morena”.

Esa declaración abrió la caja de Pandora. Al profesor Magdaleno Silva se le acusa de ventilar a la opinión pública el asunto del cheque. Lo hizo a través de la televisión. La acusación fue catalogada como una venganza del veterano luchador de la izquierda e incondicional de Loera quien, de acuerdo a la denuncia de los morenistas, el ajustes de cuentas tuvo dos caminos: la inclinación de Loera a responder ‘golpe por golpe’ todas las insinuaciones que se levantan en su contra; y porque la regidora no se ha doblegado a la voluntad del profesor Silva, a quien no lo considera un líder de Morena en Juárez, sino todo lo contrario.

Estamos en espera del tan cacaraqueado nuevo gobierno, al estilo de López Obrador y su longevo equipo.

Medio México se ha burlado de la edad del gabinete. Cada vez que aparecen en público los memes abundan. No hay misericordia a la figura del futuro primer mandatario de la nación.

Los mexicanos callan y se ríen de los anuncios triunfalistas del México que viene y nos molesta saber que no llegarán las promesas de gobierno como las escuchamos en las campañas electorales.

Y para aderezar la caldo, el político mexicano.

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano alertó sobre los riesgos de centralizar las decisiones de la administración de Andrés Manuel López Obrador. El tres veces candidato a la Presidencia de la República dijo que la estrategia del peje “puede llevar a excesos centralistas, propios de un gobierno que controla los poderes Ejecutivo y Legislativo, como la creación de delegaciones federales únicas, a manera de prefecturas que pueden marginar a las autoridades locales y constituirse en el verdadero poder local”, explicó en un texto difundido por el hijo del Tata Cárdenas.

 

La columna se publica los lunes, miércoles y viernes, después del mediodía. Si desea recibir Sombra de Letras en su teléfono, a través del WhatsApp, suscribirse al teléfono (656)7586189. El autor recibe comunicación directa en ese mismo número. Contacto con el autor por correo electrónico: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Read 292 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…