UACJ

Pulso Industrial

Monday, 16 July 2018 00:00

La meada (a Cabada) que salvó a Mocken

Written by  Rafael Navarro
Rate this item
(0 votes)
El viernes previo al domingo de la derrota que sufrió en las urnas el alcalde Armando Cabada, el inepto e incapaz secretario del ayuntamiento, Roberto Rentería Manqueros, recibió el oficio de notificación expedido por el Tribunal Federal de Justicia Administrativa en la cual los magistrado integrantes de la sala regional del Norte Centro I, declaran la ‘nulidad lisa y llana’ de la resolución impugnada.

Esto es, el Ayuntamiento, por intentar hacer trampa (¡cómo es su costumbre!), no podrá cobrar la garantía por “mal funcionamiento y fraude” de las luminarias que instaló y reparó la empresa Intelliswictch S.A. de C.V.

La empresa de Vicente Aldape, aquel ancianito que le dijo a Armando Cabada que “se necesitaban huevos para demostrar eso”, refiriéndose al fraude que el alcalde insistía había cometido Javier González Mocken y la empresa Intelliswictch, propinó un golpe certero al presidente municipal en lo que se puede constituir como la revancha de aquel encontronazo entre ambos personajes, que concluyó con un acto abusivo del gobernante al ordenar sacar con la fuerza pública al empresario de Monterrey.

Ese acto de autoridad encabezado por el alcalde en contra de un hombre de la tercera edad, fue severamente cuestionado en noticiarios de otros estados y ciudades de la República Mexicana.

El video, todavía vigente en Youtube, lleva miles de reproducciones e infinidad de comentarios en contra del alcalde.

La evidencia de la ‘compra’ de reporteros y medios de comunicación han causado un vacío a toda información en contra del alcalde Cabada y su gobierno. Una vergüenza para una ciudad fronteriza como Juárez, donde parece que nada ocurre, que nada tiene importancia; todo está matizado por la presidencia municipal y sus operadores.

Las trampas y actos de corrupción, integrados en el expediente 2828/17-04-01-1-OT también alcanzan a tres notarios públicos de Ciudad Juárez.

El 24 de febrero del 2017, los notarios 7, Jaime Alfredo Delgado Lara; 20, Leopoldo Gómez Meléndez y 30, Francisco Burciaga, intentaron poner una trampa a Oscar Francisco Rangel Mora, representante de la empresa Intelliswictch, al citarlo a realizar una diligencia que, a todas luces, se constituyó en la causa por la cual de la Sala Regional del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, decidió fallar a favor de la compañía regiomontana.

Se trataba de echar a funcionar, el sistema de tele-gestión en cuatro circuitos del sistema, escogidos al azar.

En los cuatro intentos el sistema falló; no se pudo controlar o manipular a distancia, porque el equipo había sido apagado y no reiniciado. Las fallas se corrigieron en cuanto se realizó esa operación.

En forma tramposa, la Presidencia Municipal aprovechando la presencia de dos notarios en campo y uno en las oficinas centrales, verificaron las fallas en cuatro postes donde operan sistemas de iluminación; la Presidencia Municipal realizó la verificación en los postes cercanos a la línea divisoria, donde los chips de Telcel fallan con frecuencia al ser invadidos por las señales de Estados Unidos, en lo que se conoce como invasión del rooming.

El resolutivo del tribunal establece que “es indispensable que el acta circunstanciada, en la que se constante las obligaciones incumplidas deben de estar apoyadas en un dictamen elaborado por peritos en la materia, por lo que a juicio de esta Sala Regional para demostrar los extremos que pretende la autoridad (municipal) no resulta idóneo el levantamiento de actas notariales, pues se tendrían que levantar un sinfín de ellas para demostrar que la falla es permanente y total, de allí la necesidad de que peritos expertos en la materia analicen a profundidad el funcionamiento de dicho sistema.

La resolución del TEJA, emitida el 8 de junio del 2018, pero que se guardó celosamente para entregarla al municipio dos días antes de la elección, libera a Javier González Mocken de la única demanda que le quitaba el sueño.

La administración cabadista, había presentado al inicio de su gestión administrativa, una denuncia ante la Fiscalía General del Estado en contra de Enrique Serrano y Javier González Mocken.

Las pruebas documentadas por el equipo de abogados de Cabada, establecían que Serrano-González Mocken (responsables Alcaldía de Ciudad Juárez en dos periodos consecutivos y del contrato de iluminación con la empresa Intelliswictch), habían incurrido en administración fraudulenta, fraude y peculado al aprovecharse de una licitación pública para contratar los servicios de iluminación en Ciudad Juárez lo que concluyó, según la administración cabadista, en un auténtico fraude.

La misma investigación realizada por el municipio para demostrar las fallas en el sistema de ‘tele-gestión’, se convirtió en un boomerang.

El equipo de Armando Cabada quedó al desnudo, pues se pudo establecer que la misma administración municipal ordenó inutilizar los sistemas colocados por la empresa Intelliswictch con dos motivos visibles: la primera lograr cobrar casi 30 millones de pesos como garantía por incumplimiento y la segunda, utilizar la resolución del Tribunal para poner en aprietos al candidato a alcalde ganador de la presente elección, Javier González Mocken, quien fue acusado de peculado y fraude ante la Fiscalía General del Estado.

La utilización de un aparato jurídico al servicio del Municipio, tres notarios públicos que tienen fama de venderse al mejor postor y una demanda mal hecha y viciada de origen que se le adjudica al torpe secretario del Ayuntamiento, exponen a la luz pública lo que todo mundo afirma: la Presidencia Municipal es la responsable de una oscuridad que no nos merecemos, al apagar, literalmente, las luminarias, con la finalidad de justificar un contrato millonario con la empresa NL Technologies quien, inicialmente, ofreció recursos a Enrique Serrano y luego a la administración que encabeza Armando Cabada.

En el segundo semestre del año 2015, el Estado Mayor Presidencial y la Secretaría de Gobernación presionaban a los gobiernos estatal y municipal para que la frontera tuviera una mejor iluminación ante el inminente anuncio de la visita del Papa Francisco a Ciudad Juárez.

En el periodo que gobernó Enrique Serrano, la empresa New Lighting Technologies, de Monterrey, la compañía que prestó a Armando Cabada 200 luminarias que fueron instaladas en los kilómetros 27 y 29 tres días antes de iniciada la administración de Armando Cabada, se acercó a negociar el contrato de miles de luminarias.

Serrano recibió un ofrecimiento jugoso de la empresa New Lighting Technologies. La compañía ofreció la cuota de corrupción al gris gobernante municipal, la cual fue rechazada y en su lugar se eligió a una de las concursantes, la compañía de Intelliswictch, propiedad del ingeniero Aldape.

A la llegada de Armando Cabada, luego de la confrontación que se dio entre el alcalde y el dueño de Intelliswictch, conocido como el ‘encuentro de huevos’, la cual se registró en las instalaciones de Servicios Públicos Municipales, donde opera la dirección de Alumbrado Público, la Administración Municipal decidió interponer un recurso de reclamación de la fianza.

De acuerdo al Tribunal, el Municipio expuso en su momento el reclamo de la fianza 1732276, en base al contrato de obra PO-233-215 por casi 30 millones de pesos.

De acuerdo al espíritu de la fianza, Intelliswictch se obligaba a garantizar la buena calidad así como la reparación de los vicios ocultos de los trabajos en el contrato OP-233-2015, que garantiza las responsabilidades derivadas de defectos de construcción, vicios ocultos o cualquier otra responsabilidad en que hubiera incurrido durante la ejecución de los trabajos motivo del contrato.

Como contraprestación del servicio, el municipio de Ciudad Juárez, Chihuahua pagó a Intelliswictch 347 millones de pesos 957 mil 438.80.

De acuerdo al contrato, se instalaron mil 595 dispositivos de gabinetes de ‘tele-gestión’ en igual número de circuitos, que controlan entre 20 y 100 lámparas de alumbrado público cada uno.

Este nuevo capítulo en la historia de la Alcaldía de Ciudad Juárez, ubica a la administración cabadista como un ente tramposo y criminal, al dejar sin luminarias la ciudad; unas prendidas día y noche, otras solo en el día y otras más apagadas permanentemente.

El sistema de Tele-Gestión, sería el instrumento para poder ubicar las lámparas que se funden o que son apagadas por los depredadores urbanos, como roba cables y personas que chocan los arbotantes.

Ese sistema fue apagado deliberadamente. De allí que decenas de llamadas telefónicas ingresen diariamente a los canales de televisión y estaciones de radio pidiendo y en ocasiones exigiendo, que se reparen las luminarias.

Esta historia de oscuridad aún no acaba. Pronto tomará un nuevo capítulo, pues hay elementos para interponer una demanda por negligencia criminal.

El autor de la presente información tiene en su poder la resolución del Tribunal Federal de Justicia Administrativa. Si usted requiere una copia del documento lo puede recibir vía Wathsapp al teléfono que aparece en la parte de abajo.

 

La columna se publica los lunes, miércoles y viernes, después del medio día. Si desea recibir Sombra de Letras en su teléfono, a través del WhatsApp, suscribirse al teléfono (656)7586189. El autor recibe comunicación directa en ese mismo número. Contacto con el autor por correo electrónico: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Read 345 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…