UACJ

Pulso Industrial

Friday, 29 June 2018 00:00

La lista de la pandilla de César Duarte

Written by  Rafael Navarro
Rate this item
(0 votes)
Hace unos días, en el restaurante del Hotel Lucerna, saludé por última ocasión a Alejandro Villarreal Aldaz, ahora preso y sujeto a un proceso judicial por el delito de peculado cuyo delito se centra en la desviación de recursos económicos que eran para los maestros; su entonces líder magisterial se quedó con el dinero.

Muchas veces hablé por teléfono con el líder sindical. En esta frontera, su máxima representante, era la hoy candidata a la alcaldía por Nueva Alianza, la maestra Leticia Díaz Rojero. Cualquier asunto relacionado con el líder Villarreal Aldaz era atendido por su asistente, la de las ‘manos limpias’.

En el restaurante del Hotel Lucerna, de mesa a mesa, vino el primer saludo. Villarreal descubrió la presencia de Javier González Mocken lo que obligó al exlíder a ponerse de pie y acudir hasta el lugar donde el candidato a alcalde y este reportero sosteníamos una entrevista.

“Me da gusto lo de tu nominación, licenciado, te deseo mucho éxito”, dijo un Villarreal eufórico que llegó al restaurante acompañado de dos hombre jóvenes.

Villarreal lucía una guayabera de lujo, sin bolsas. Su forma de vestir, sus estridencias, lo ubican en el fashion de la metrosexualidad.

Tras su detención, frente al juez, Alejandro Villarreal aseguró que no puede estar preso porque sufre claustrofobia y tiene tendencias suicidas, además de que está enfermo del hígado y requiere el suministro de una inyección cada tres días.

Esas simples enfermedades no son nada frente a la cleptomanía crónica, delirios de poder y a los excesos en los que incurrió aplastando a los disidentes sindicales, muchos de ellos sus amigos, por órdenes de César Duarte y en muchas otras ocasiones por gusto propio.

Durante el sexenio de Duarte me habló para agradecerme una crónica periodística que se publicó en el periódico El Mexicano. Era una nota de color tras su participación en un festival de danza folklórica.

Dialogamos acerca de la ‘danza de los viejitos’, originaria de Michoacán. El licenciado en Educación, cuando era líder magisterial, solía aparecer en el escenario vestido con el atuendo característico de este baile regional y, al concluir, se quitaba la máscara ante el asombro de los presentes. En una ocasión lo hizo frente al ex gobernador Duarte ocasionando que los asistentes se pusieran de pie y le aplaudieran por algunos minutos. Eran los tiempos de gloria del tirano y su lacayo magisterial.

En el reciente encuentro, casi al despedirnos de él, pregunté a Villarreal Aldaz si venía a sumarse a la campaña de Leticia Díaz Rojero, su antigua aliada y representante en esta frontera. Asumiendo su afinidad al Partido Nueva Alianza (el de Elba Esther Goardillo), pensé que la respuesta sería afirmativa dado que el ahora preso es candidato a diputado plurinominal por ese partido.

El rostro se transfiguró y una mueca de molestia se colocó en el rostro del maestro. “No, nada de eso”, respondió con cierta cortesía.

En el 2010, Alejandro Villarreal fue electo líder de la Sección 8 del SNTE, cargo que tuvo hasta el 2013. Profesionalmente tiene una maestría en Administración y Planificación Educativa por el Centro de Investigación y Docencia y es maestro titulado en Danza Folklórica.

En enero del 2017, el director de los Servicios Educativos del Estado de Chihuahua, Manuel Arias acusó a Alejandro Villarreal Aldaz de desviar tres millones de pesos de recurso que sería para pensionados y jubilados de la Sección 8 del SNTE.

Los asistentes a las tertulias del ex gobernador del Estado recuerdan al líder magisterial, Alejandro Villarreal tomando el control del micrófono; lo ubican como un bohemio y hombre de locuras…enamorado del poder y del dinero.

Villarreal sostuvo una relación cercana con Marcelo González Tachiquín, quien fuera secretario particular de Duarte, director de Pensiones Civiles y posteriormente secretario de Educación.

Cuando Villarreal escuchaba el nombre de Marcelo o de Duarte, decía “mis amigos”.

González Tachiquín era uno de los candidatos fuertes para sustituir a César Duarte. Ahora su nombre está en la lista de los ‘más buscados’ por el gobierno de Javier Corral junto con el ex secretario de Salud, Pedro Hernández, el ex secretario de Obras Públicas, Eduardo Esperón, el encargado de las obras del gobierno estatal en la frontera, Everardo Medina y el líder de los jóvenes el PRI, Cristopher James Barousse.

González Tachiquín fue un hombre clave en la administración de César Duarte. Era el único cerebro pensante en esos altos niveles de la política donde el único que imponía su desmesurada ambición era el gobernante y nadie se oponía a sus locuras.

Platicado por Tachiquín, se bajó de la nave y decidió renunciar al PRI, sabedor de lo que venía. Los escándalos del jefe estaban a la orden del día y a punto de llegar a lo que han llegado.

Fue entonces que el diminuto político decidió confrontar al patriarca y renunciar al cargo conferido en Educación bajo la premisa de que iría en busca de la candidatura al Gobierno del Estado.

Sus temores lo llevaron a encerrarse en su propio limbo político. Y allí permaneció observando cómo Duarte repartía los cargos políticos sin obtener una sola posición; ahora el argumento era su renuncia al PRI.

Tachiquín cometió el error de regresar a la jugada política durante la campaña de Enrique Serrano. De pronto apareció con un cuaderno de apuntes para afirmar que las matemáticas hacían posible que las universidades públicas del Estado no cobraran las cuotas de recuperación; con pelos y señales dibujó el diagrama de flujo de los recursos que darían vida a las universidades pero sus proyecciones no fueron suficientes para que el gris candidato priista lograra ganar la elección.

Esas complicadas ecuaciones son las mismas que atiriciaron a los analistas políticos y periodistas cuando explicó el nuevo sistema de pensiones que proponía para aplicar el principio de reingeniería en Pensiones Civiles del Estado.

Un día, en Ciudad Juárez, preguntó al periodista Víctor Armando Rey, reportero del Canal 5 y catedrático de la UACH, si ya había solicitado un préstamo a cuenta de Pensiones Civiles.

“Pídelo, cabrón, es muy fácil…está pelada, tu nada más vas, lo pides y en unos días te lo depositan…en serio, cabrón. Pídelo”, recomendó al camarguense que no tenía en su mente otra ilusión que la base como maestro pues tenía años cobrando por honorarios.

...

En el sexenio de César Duarte y en los primeros días de la administración de Javier Corral Jurado, por motivos humanísticos, se tramitaron ante ambos gobiernos la liberación de cadáveres que estaban en calidad de ‘secuestrados’ en el Hospital General.

Habían muerto en la más cruel de las pobrezas. Los familiares habían gastado sus últimos recursos en la desesperada ilusión de que sus familiares sanaran. No ocurrió el milagro.

Cuando vino la muerte, las abultadas cuentas rebasaban los cuarenta mil pesos. Es entonces que como periodista se acude a los altos niveles de gobierno.

Las trabajadoras sociales que son unas ‘perras hambrientas’ y no me equivoco en la alusión, han perdido toda sensibilidad al dolor humano, al sentido común, a la misericordia cristiana. La misión en el pasado y en este gobierno estatal es la misma: recaudar.

En el pasado se acudió a la gente cercana al ahora prófugo de la justicia, uno de los ladrones perversos más grandes que han existido en los gobiernos estatales.

Pedro Hernández asumía su posición como irrevocable. “Si no pagan algo, no sale el cuerpo”.

Esa inapelable posición era repetida en esta frontera por sus subalternos. Creían que al ceder o al disminuir la cuenta le “echaban la mano a un periodista”; eso mismo pensó el imbécil de Hugo Almada cuando ubicó a este reportero en los ‘incómodos’.

La incomodidad para los gobiernos era permanecer horas en las antesalas de los hospitales públicos bajo diálogos enérgicos con los directores de los hospitales y los subsecretarios en turno que utilizaban siempre la estúpida frase “déjeme ver si le podemos echar la mano, licenciado Navarro”.

Y allí estaban los familiares intentando vender la estufa y el refrigerador. Ya habían vendido en 300 pesos el televisor y había empeñado el tanque de gas de 15 kilogramos en espera de regresar y retomar los asuntos de casa.

Las funerarias asediaban a cada miembro de la familia con celular. Ofrecían mejores precios que las otras agencias y hablaban primores de las cajas de muerto de madera y cartón, pero que “eran muy bonitas por fuera”. Además les regalamos el café para los invitados al funeral.

Luego se pedía el favor a la Presidencia Municipal para que se condonara el espacio de tierra en el patético panteón municipal San Rafael. Esa solicitud era rápida y efectiva en el gobierno de Teto Murguía y lenta y absurda en el trienio de Enrique Serrano.

Y así íbamos, entre echadas de mano, logrando sensibilizar al ratero de Pedro Hernández o al sucio de César Duarte que, tras bambalinas, robaban y robaban y se les hacía mucho ordenar la salida de un cuerpo en el Hospital General del Estado.

Luego llegó el falaz gobierno de Javier Corral Jurado. El nuevo gobernante había prometido humanizar el servicio médico en los hospitales del Estado.

Fue entonces que se solicitó clemencia al doctor Arturo Valenzuela Zorrilla. Fue entonces que la confesión mató toda ilusión de sacar al nuevo cuerpo secuestrado por las ‘perras hambrientas’ del Hospital General.

“Tengo que pedir autorización a la doctora Leticia Chavarría y no creo lograr la autorización, Lety es muy dura y tiene órdenes de no hacer ninguna rebaja ni condonar deudas”, confesó el doctor Valenzuela ahora a cargo del sistema estatal de salud en esta frontera.

Los hospitales ‘humanizados’ de Corral habían endurecido su posición hacia los pobres. Las ambulancias de la Cruz Roja y Rescate ven morir todos los días a una gran cantidad de personas que no son atendidas por el Hospital General bajo el argumento de que no hay camas.

Esta mentira que se repite una y otra vez, es el resultado de la quiebra del Sector Salud motivado por los voraces secretarios, el primero prófugo de la justicia y el segundo un cínico médico, Ernesto Ávila Valdez, quien ha transcurrido unos cuantos meses en medio de escándalos financieros y compras fraudulentas que han pegado a la parte más sensible de la población: los pobres.

Diógenes Bustamante Vela es un hombre del sistema. Ha recorrido puestos de elección popular y cargos públicos en diversas administraciones.

Fue líder estatal del PRI y funcionario de Educación en el último tramo de la administración de César Duarte.

Ahora de 80 años, cansado, enfermo, el juez permitió que este octogenario corrupto pudiera estar en libertad.

El Estado espera la cooperación del profe Diógenes para llegar a quien realizó el desvío de 5 millones de pesos que correspondían a los Servicios Educativos del Estado de Chihuahua (SEECH) y que fueron sustraídos por medio de una simulación de entrega de becas para hijos de docentes y bonos por el Día del Maestro, según la propia declaración de Javier Corral Jurado.

El gobernador confesó que “en atención a esa cooperación y a la edad del profesor (80 años)”, que fue dirigente estatal del PRI, el Ministerio Público solicitó medidas cautelares alternas a la de prisión preventiva, situación que le fue notificada al maestro durante su detención.

“Porque sabemos cómo actuaba César Duarte y presionaba a los funcionarios y trabajadores de Gobierno del Estado a realizar actos indebidos”, reveló el gobernante.

Bustamante fue detenido la madrugada del miércoles por autoridades estatales. El también ex diputado federal tiene una “hoja de vida limpia”, según el gobernador.

También fue capturado Erick Manuel Hernández Aguilar representante de Programas de Inversión de la Secretaría de Hacienda y la contadora del ex gobernador César Duarte, Guadalupe Medina, Lupita como le llamaba el tirano.

 

La columna se publica los lunes, miércoles y viernes, después del medio día. Si desea recibirla en su teléfono, a través del WhatsApp, suscribirse al teléfono (656)7586189. Contacto con el autor al correo electrónico This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Read 346 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…