UACJ

Pulso Industrial

Wednesday, 27 June 2018 00:00

Con dinero se ganan las campañas

Written by  Rafael Navarro
Rate this item
(0 votes)
La historia no queda clara. Como una especulación provista de datos razonablemente posibles, se informó que el PRI movería en esta frontera una cantidad millonaria para generar la participación de los electores.

Se hablaba de un monto económico cercano a los 80 millones de pesos; por arte de magia se disminuyó a la mitad. El último reporte era cercano a los 20 millones de pesos, pero los corrillos aseguran que se quedó en $10 millones, porque Omar Bazán, el líder de ese partido político, perdió la mitad en un extraño ¿robo o auto robo?

Un imprevisto- señala la versión- despelucó a los fronterizos. Si la versión es cierta llegaron o llegarán a esta frontera $10 millones de pesos para impulsar la maquinaria tricolor y a sus partidos aliados que, dicho sea de paso, no representan nada. Son membretes partidistas pegados a la marca, a la ubre priista o al que se deje. Siglas como el PVEM y el Partido Nueva Alianza lanzaron sus propios candidatos (muchos de ellos tricolores) al no aceptar en esta frontera la alianza con el tricolor.

Un priista de la capital del Estado refiere la historia. Omar Bazán, el dirigente del PRI guardó en el cuarto de un hotel la suma nada despreciable de 20 millones de pesos. El líder de los priistas no tuvo empacho en llevar a la habitación las valijas repletas de billetes y las dejó bajo al resguardo de las explotadas afanadoras. Y no afirmamos que estas atribuladas trabajadoras sean las responsables del presunto acto de latrocinio. ya que en el contrapeso de la moral, salen mejor libradas que los líderes priistas.

Además laboran bajo el látigo de sus patrones que les pagan mil pesos por semana y las tratan peor que a la servidumbre feudal del Siglo XV.

Esa forma de explotación laboral la conoce muy bien el jefe Bazán. En el hotel denominado Cooper Canyon, de su propiedad, se les paga una cantidad suficientemente miserable como para desear un olvido millonario de la honorable clientela.

La versión no oficial, pero que inunda los chats de los políticos tricolores, refieren que la pérdida real es de 10 millones de pesos. Y la suspicaz idea de que el resto los guarda celosamente Bazán.

Al percatarse del robo, el líder del PRI salió al pasillo y, a ‘gritos silenciosos’ porque sería un delito electoral y una aberración más del tricolor revelar lo que guardaba en el cuarto de un hotel su mismísimo dirigente, prefirió callar y revelar lo ocurrido entre los incrédulos militantes y candidatos. Y sí, no le creen ni el bendito.

Verdad o no, la nada despreciable suma de 20 millones de pesos equivale a muchos meses de salario mínimo de un mexicano promedio. Un agraciado con esa cantidad compraría 18 casas de interés social y, a al menos, 10 confortables residencias; 40 vehículos compactos de seis cilindros y 18 de automóviles de lujo…y serviría para pagar a 28 mil personas 700 pesos por votar por los candidatos del tricolor.

El PRI, oficialmente, informó que la versión es solo eso. Y refirió que el propio Bazán desmintió el robo.

En Juárez la versión no fue desmentida, por el contrario fue confirmada por un priista y candidato de los llamados de ‘peso’. Esperaban ese recurso para mover la maquinaria priista en la ya tradicional ‘engrasada’ de manos que se da en los tiempos electorales a sus cada vez más alicaídos seguidores que el día de la elección reciben el equivalente a una semana de salario en las maquiladoras.

Hace unos días los rostros de los candidatos del PRI en Ciudad Juárez lucían triunfadores. Alguna noticia alentadora echaba abajo todas las encuestas del desastre. Se hablaba de ‘toneladas’ de dinero que sería repartido en los votantes que están dispuestos a hacerle el favor a los priistas de Juárez. Con 700 pesos en la bolsa se alcanza a vislumbrar mejor el modelo de estado 33 que la candidata priista a la alcaldía aventó como una auténtica puntada.

La tecnología digital y el hecho de que las empresas telefónicas hayan saturado el mercado de celulares inteligentes, provocaría una reacción de votos en cadena al promover la compra de sufragios bajo el compromiso de tomarle fotos a las seis boletas cruzadas a favor del tricolor. Un sueño guajiro.

Pero no, Omar Bazán, siempre cuestionado; asediado siempre por el fantasma de la tranza y el agandalle, está, otra vez, en el terreno de la duda… de donde no ha podido salir.

En una rueda de prensa, Javier González Mocken, candidato de ‘Juntos Haremos Historia’ por la alcaldía de Juárez, denunció que el candidato Independiente, Armando Cabada prepara un operativo para la compra de votos otorgando 500 pesos por cada sufragio.

Mocken solicitó a los juarenses que no agarren ese dinero ya que se podría constituir en un delito electoral para el que lo entrega y para el que lo recibe.

Hace unos días, informes del Partido Acción Nacional advertían que existen, al menos, una empresa y una casa particular donde supuestos Independientes están concentrando el recurso económico que se va a entregar para la compra de votos; en el segmento de análisis, dentro del programa Las Noticias, con Héctor González, el periodista Raúl Ruiz denunció que Armando Cabada repartirá 750 pesos por cada voto.

Otra denuncia, avalada por el candidato del PAN a la Alcaldía, Ramón Galindo refiere el uso desmesurado del canal de los Cabada, el 44, para golpear a los adversarios del Independiente y para dar publicidad a todos los candidatos emanados de ese nuevo ‘partido’.

El enigma del dinero ronda en los partidos políticos voraces. ¿Cómo va a justificar la senadora con licencia, Lilia Merodio la gran cantidad de recursos que utilizó para su campaña política?

La renta de un local digno de la ‘Princesa Huarache’; cientos de activistas, muchos de ellos ninis, pescados en las colonias de la periferia haciendo proselitismo bajo la promesa de un miserable salario; compra de espacios de radio, televisión y prensa escrita que se pagaron ‘por debajo del agua’; abiertos ‘chayotes’ (pagos ilegales a la prensa) que se aplicaron de acuerdo al sapo la pedrada; banderas, calcomanías, camisetas, gasolina y todo lo que se le ocurrió a esta mentirosa candidata que intenta regresar a vivir de la política como diputada del distrito federal 03.

Y qué decir del cierre de campaña de González Mocken, que invirtió en un grupo musical ‘patito’ (no le alcanzó para más) y rentó un magno templete con espectaculares bocinas para presentar su proyecto de gobierno y permitir a los candidatos a diputados locales, federales y síndico, placearse por última ocasión antes de la jornada electoral del 1 de julio. El costo del cierre se acercó mucho al millón de pesos.

Ocurrirá lo mismo con el cierre de Armando Cabada, que decidió invitar al grupo musical, experto en narcocorridos, conocido como Calibre 50 (el puro nombre evoca violencia). De acuerdo a los promotores de artistas, vetados por el Municipio por no utilizar los servicios de Don Boletón (empresa del señor alcalde con licencia), la banda que cerrará la campaña del Independiente cobrará 2 millones de pesos.

El acarreo de Cabada se ha sofisticado. A parte de los camiones que moverá el gánster que tiene en Servicios Públicos, los Uber harán lo propio.

A esa parafernalia política, tenemos que agregar la gran cantidad de espectaculares que se desplegaron por toda la ciudad con el rostro de los candidatos de todos los partidos e Independientes. El costo de cada uno, tomando en cuenta el diseño de cada anuncio y la ubicación del mismo, oscila entre los 10 mil y 25 mil pesos; además, los candidatos mandaron pintar infinidad de bardas utilizando a los pintores tradicionales o rotulistas; se elaboraron miles de pequeñas lonas que se colocaron en camellones, en el exterior de viviendas y sobre mallas ciclónicas.

Con el logotipo de todos los partidos y los independientes, circulan miles de camisetas estampadas, además de cachuchas, mandiles, banderas, publicidad inflable y paraguas.

Todo auspiciado por el pueblo que no tiene seguridad, no tiene para comer pero que goza de una ciudad tapizada de publicidad basura.

Y, como si esto no fuera poco, circulan por las principales avenidas, una gran cantidad de camiones publicitarios que son intocables, porque forman parte de la flotilla de unidades de tráfico lento adquiridos por un político juarense…

Este miércoles fue el cierre de las actividades políticas de los candidatos que buscan un cargo de elección popular. A partir del jueves hacer proselitismo formal es causal de la suspensión de los derechos como aspirantes al constituirse en un delito electoral. El electorado tendrá la oportunidad o ya la tiene, de sentarse con su conciencia y analizar qué es lo mejor para México, para el Estado de Chihuahua y para Ciudad Juárez.

Tenemos candidatos de todos tamaños, colores y estilos. Se colaron auténticas aberraciones políticas que no merecen ganar, ni merecían estar en la lista de candidatos, pero allí están.

Otros están marcados por la suciedad de sus carreras y tienen manchadas de sangre las manos, como el tristemente apodado el ‘huevos tibios’ que busca ser senador de la República y arroparse en el fuero de un cargo de elección popular. José Reyes Baeza ha sido un político protegido por su partido, el PRI y lo siguen considerando un activo de mando que está detrás de esa estructura política.

No creemos en la ingenuidad de los líderes políticos, porque a esas alturas no se aplica ese principio, sino uno peor, el del cinismo. Esa afrenta contra los chihuahuenses nos ubica exactamente en el mismo punto en el que consideramos que la política es un asco.

Apenas ayer una mujer denunciaba en la Fiscalía General del Estado a Gustavo de la Rosa Hickerson, uno de los candidatos de Morena. El activista social, marcado por un pasado sucio y sin ética, fue uno de los oradores del acto de cierre de campaña de ese partido político.

Y para justificar su elección es necesario recordar que el líder local del organismo político, propiedad de Andrés Manuel López Obrador, es el sobrino del famoso ‘Pichú’; otro caso de nepotismo enfermizo que, pareciera no generar ningún daño político, pero que en la realidad enferma a la sociedad que analiza y se asquea de lo que experimenta todos los días.

La lista de indeseables es amplia, pero como carecen de posibilidades, que la historia los ubique. El próximo domingo, si Dios quiere y vivimos, estaremos dando cuenta de cómo el pueblo se paga sus afrentas.

Y aquí no es cosa de decir que ‘gane el mejor’ sino que gane el que el pueblo quiera, aunque después estemos lamentando las condiciones de la ciudad en que vivimos.

Read 86 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…