UACJ

Pulso Industrial

Monday, 28 May 2018 00:00

Lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta

Written by  Rafael Navarro
Rate this item
(0 votes)
El jueves 17 de mayo, el rector Ricardo Duarte Jáquez contactó al doctor Ernesto Morán para informarle que deseaba tener un diálogo con él. El dentista se encontraba en la ciudad de México lo que impidió el encuentro el viernes 18 de mayo.

Morán propuso que la reunión se celebrara el lunes 21 de mayo en el edificio de Rectoría. El día del encuentro el personal administrativo de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez vivió un caos, pues su rector y el director general de Servicios Administrativos, Gerardo Sandoval Montes, estaban ‘desaparecidos’. Su paradero era un verdadero misterio.

Al otro lado del mundo, en Salamanca, España, Duarte y Sandoval estaban reunidos con su Majestad el Rey de España y el presidente de la República de Portugal que fueron invitados especiales para presidir la inauguración del ‘IV Encuentro Internacional de Rectores Universia 2018’, al que asistieron 600 rectores de 26 países, que representan a 10 millones de estudiantes de todo el mundo.

El evento era el gran escape para un solitario rector que se ha aislado de la mayoría de los miembros de su equipo de trabajo y se encierra en su oficina para recordar con el abogado general de la Uacj, René Soto Cavazos, con Gerardo Sandoval y con Alejandra Rejón, su secretaria privada, los momentos de gloria de un efímero reinado que hace seis años creían sería eterno.

La Universidad de Salamanca es una universidad pública y es la casa de estudios más antigua de España y del mundo hispánico y la tercera más antigua de Europa, por eso el evento se realizó en esa sugestiva ciudad llena de historia y abolengo.

Un personaje mexicano, el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente fue invitado especial al evento y en una mesa de discusión señaló que “la desilusión con las democracias, esa sensación de malestar, da pie a que vengan oleadas populistas. Hay que preguntarnos qué hicimos mal en los últimos años en el desarrollo de nuestros países. En el caso de México las respuestas las encontramos en la corrupción, la impunidad y, desde luego, la violencia. Son los tres grandes males que han generado el dolor en la sociedad“, afirmó de la Fuente en el marco del IV Encuentro de Rectores Universia 2018.

Y para recordar lo que es la Universidad de Salamanca, sus dichos abundan. El más recurrente y famoso se acuña en latín y en español: "Quod natura not dat Salmanticae non praesta". Es decir, lo que la naturaleza no da, Salamanca no lo presta.

Y otro más: “Salamanca no hace milagros, el que va jumento no vuelve sabio”.

Con esa referencia dogmática llegó hace seis a la máxima silla universitaria Ricardo Duarte Jáquez. Con el título de ‘licenciado en Administración Pública’ egresado de la Universidad Autónoma de Chihuahua, Ricardo Duarte se especializó en licitaciones públicas y en ‘cuadrar’ cuentas para que los rectores a los que sirvió salieran bien librados en sus administraciones.

En el año 2012, el hermano de César Duarte recibió el galardón de rector sin ninguna oposición y mérito. Desde palacio se pregonó recio y quedito que “el poder es para poder”. Fue entonces que se planchó la sucesión y tras una escaramuza absurda que llevó a los contrincantes a una segunda vuelta, el Consejo Universitario, acordó por unanimidad que Ricardo Duarte fuera el nuevo rector.

Los problemas de Ricardo Duarte iniciaron al llegar al poder. El conocimiento de una estructura académica, los programas de investigación, posgrados y doctorados, la operación básica del entramado organizacional que requiere una universidad del tamaño de la Uacj, estaban negados para el hermano de César Duarte.

Fue así como se escaló un peligroso escalón. Duarte cobijó en su rectoría a su amigo, el maestro Manuel Loera de la Rosa, quien observó en ese samaritano acto caritativo el camino de la sucesión política precisamente en este año 2018.

La genialidad de Loera -atributo que nadie le niega- permitió a Ricardo Duarte armar su nuevo equipo de trabajo y fue así como el ambicioso asesor colocó el 75 por ciento de la estructura de mando.

En la lista se ubica Ramón Chavira, Luis Gutiérrez Casas, Absalón Uruchurto Moreno, Ángel Gómez, Erick Sánchez y Raúl Flores Simental y otros de menor jerarquía.

Duarte abrió una pequeña rendija en la estructura secuestrada por Manuel Loera. Tres personajes se enraizaron en su administración; dos de ellos se convirtieron en candidateables.

Es así como el maestro Juan Ignacio Camargo Nassar director de ICSA y hermano del notario público que le lleva las cuentas a los nuevos millonarios del pueblo, la familia Corral Jurado y el metrosexual Daniel Constandse Cortez, director del Instituto de Ciencias Biomédicas, empezaron a soñar con suceder a Duarte.

Un personaje más, el profesor de primaria Francisco López Hernández, conocido como ‘Pancho López’, se convirtió en brazo amigo de Ricardo Duarte y escaló las mieles del poder como director del Instituto de Ingeniería y Tecnología gracias a una ‘maestría’ que hizo en la máxima casa de estudios. Un caso atípico y para la historia.

Un funcionario tuvo especial interés en la vida política del rector Duarte. Su finura y galanes incontrastables con su capacidad intelectual, lo convirtieron en el sucesor natural del trono, pero el tamaño del encargo no dio para que Daniel Constandse Cortez llegara a la cima.

Sentado en la silla de mando, Javier Corral Jurado tuvo la tentación de relevar a Ricardo Duarte Jáquez. Su obsesión por localizar a César Duarte, cuyo nombre y apellido aparecen en las promesas de campaña del panista, alcanzó a su hermano.

Las investigaciones de la Fiscalía llegaron puntualmente hasta el rector de la Uacj, de allí la expresión corralista que ha repetido en más de una ocasión: “a Ricardo Duarte lo tengo agarrado de los…”. Y sí, de allí, exactamente está agarrado el rector, según la versión del gobernador que tiene datos concretos sobre la compra de ranchos utilizando el nombre de quien aparece en el primer lugar de la estructura de la Uacj.

Cuando las versiones corrieron, el rector Duarte juntaba a sus cercanos colaboradores para explicarles – a manera de descargo- que él no era ningún ladrón, que los ranchos eran herencia de su abuelo y de su padre.

Con los planos en la mesa de trabajo de su oficina, Duarte Jáquez pasó horas dando santo y seña de la forma en que fueron adquiridas esas extensiones de terreno que ahora forman parte del obsesivo programa ‘Justicia para Chihuahua’.

La tentación de Corral Jurado se consolidó en la idea o pretensión aventurada de solicitar los servicios del doctor Víctor Orozco. Sería un rector interino ejemplar por su currículo académico. Su desconfianza llegó al conocer que el maestro universitario era un excelente catedrático, un intelectual de primera, pero un hombre ingobernable que no garantizaba una sucesión aterciopelada como la desea el gobernador del Estado.

Pensó en el ‘Pipis’ David Rodríguez Perea, actual secretario general de la Uacj y finalmente en el maestro Carlos González. La decisión se desvaneció por una decisión de último momento al recibir de Duarte Jáquez la promesa de ajustarse a la política estatal.

Sería una sucesión sin distracciones, sin tentaciones. El hermano de César Duarte había decidido acomodarse a la medida del gobernante, sin peros, ni cláusulas escondidas en un contrato verbal que lo hizo aparecer ante sus correligionarios y miembros de su familia como en un hombre demasiado blando y condescendiente ante la figura de un gobernador que se ha ensañado con el clan familiar.
Debajo de los planos de los ranchos que apareen a su nombre, Ricardo Duarte guardó la cajita cuyo rótulo membretado dice con letras visibles la palabra: ‘dignidad’.

De regreso de Salamanca, seguramente con el acento español que se le pega a todos los visitantes, el rector tendrá que reponer la sesión del Consejo Universitario del mes de mayo que incluye el tema planteado a la opinión pública por un grupo de empleados del gobierno del Estado y catedráticos de la Uacj que se han autodenominado Colectivo Universidad Democrática.

El grupo, cuyas siglas son UD, interpuso 6 amparos para garantizar, según su propuesta, la vida democrática de la máxima casa de estudios ya que 11 maestros de la Uacj son juez y parte en el proceso de sucesión al participar como consejeros universitarios y funcionarios de Ricardo Duarte. Una incompatibilidad, dice el colectivo.

Los miembros del naciente colectivo aprovecharon para denunciar que el rector Ricardo Duarte Jáquez, consuela su indignidad al apropiarse de un sueldo de 200 mil pesos mensuales; sus directores ganan entre 80 mil a 130 mil pesos mensuales.

Es allí cuando se explica por qué la existencia de 7 candidatos a la rectoría y los que se sumen en las próximas horas cuando el consejo universitario se reúna para analizar en el orden del día la emisión de la convocatoria que abrirá el espacio para la sucesión de rector.

Y, precisamente, se ha incluido en la orden del día, la inminente solicitud de licencia del rector Duarte Jáquez que dará la sorpresa al analizar desde el viejo continente la difícil situación que se presenta en su conciencia.

Su soledad no es gratuita. Su estado de salud y ánimo para continuar al frente de la casa de estudios ha sido un tema que pasa reiteradamente por su mente.

Su situación es delicada. El análisis de las finanzas en manos de un grupo que fue armado por el maestro Loera, lo coloca en situación de abierta desventaja y en riesgo, ya no por los ranchos sino por el manejo de los recursos públicos.

Cómo podrá explicar el rector Duarte por qué está en manos de la familia Franco Ruiz las concesiones de las cafeterías universitarias que operan en la Uacj.

Y la explicación es sencilla. Ignacio ‘Nacho’ Duarte, es esposo de Pamela Franco Ruiz. Nacho es primo hermano de Ricardo Duarte. Es por eso que las Sabritas y los Sabritones, los refrescos y platillos que se ofertan en las cafeterías universitarias, se ofrecen a precio de ‘primos’ sin importar el asunto social y la salud de los maestros y alumnos que comen, literalmente, comida chatarra.

Y es así como se explica este entuerto político por la sucesión en la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

 

Cualquier información enviada al siguiente correo y teléfono será atendida bajo el principio de la confidencialidad absoluta. Gracias por la información aportada, alguna ya se está procesando.

 

Rafael Navarro Barrón This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Whatsapp +5216567586189

Read 92 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…