UACJ

Pulso Industrial

Wednesday, 26 July 2017 00:00

Historia de una boleta electoral

Written by  Myrna Pastrana
Rate this item
(0 votes)
A pocos días del inicio del proceso electoral 2017-2018, algunas de las conversaciones giran en torno a las posibles acciones ilegales a realizar para lograr el triunfo de un candidato y la derrota de otro u otros. El fantasma del fraude sigue presente en lo que se refiere a los votos y para desterrarlo, el órgano electoral ha establecido una serie de candados en la boleta electoral, los necesarios para darle al ciudadano la certeza de que la papeleta que le entrega el funcionario de casilla tiene un destinatario que es él, que va a ser contado en presencia de los funcionarios de casilla y representantes de partido y, ante todo, que su voto es insustituible. Esto último le viene de origen.
  1. El papel. Hay aspectos desconocidos como que el papel utilizado en la impresión de la boleta es fabricado en Chihuahua capital y no se trata de un papel común, es un papel seguridad que cuenta con fibras ópticas de determinadas dimensiones de longitud y densidad; algunas de éstas, como las que presentaron las boletas del proceso electoral 2014-2015, fueron visibles y de colores ocre y gris, y otras de colores fosforescentes estuvieron ocultas pero perceptibles a la luz ultravioleta en verde limón y rosa. Para agregar seguridad, la empresa productora de este papel, fabrica en cada elección, un nuevo cilindro “dandy roll” mediante el cual produce la marca de agua o filigrana que se incorpora a su textura.
  2. La impresión. Poca gente sabe que después de fabricado, es conducido hacia los Talleres Gráficos de México encargados de la impresión, que no es cosa menor si se piensa en los 520 millones de boletas para el proceso que se avecina. Desde ese momento, la custodia del ejército será visible en el itinerario de lugares que estén designados:
  3. La distribución. La Bodega Central de Organización Electoral del INE. De ahí son enviados hacia cada uno de los 300 distritos electorales y hay que llegar a tiempo. La ley marca 15 días antes de la jornada electoral. Escoltados por convoyes militares, los vehículos que transportan las boletas no se pierden de vista en ningún momento.
  4. El almacenamiento. Al llegar a su lugar de destino, las recibe el Consejo distrital y son almacenadas en una bodega con las características requeridas para preservarlas en buen estado. Las boletas no se quedan solas ni en el resguardo de la bodega, porque sus puertas continúan vigiladas por miembros del ejército.
  5. Verificación. Luego, el Secretario y los consejeros electorales, las cuentan, precisan la cantidad recibida, consignan el número de los folios, las sellan al dorso y las agrupan en razón del número de electores en cada una de las casillas a instalar, incluidas las que se utilizarán en las casillas especiales y se vuelven a guardar en bodega.
  6. El destinatario. De acuerdo a lo que marca la ley, cinco días previos al anterior de la elección, la boleta que a cada ciudadano le corresponde en su sección electoral, obrará en poder del presidente de la mesa directiva de casilla para esperar al elector el día de la jornada.

Desde la pulpa para fabricar el papel hasta que llega a las manos del elector, la boleta es celosamente elaborada, cuidada y custodiada para dar certidumbre al ciudadano que su voto es único y lo consigue.

Read 597 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…