UACJ

Pulso Industrial

Saturday, 12 January 2019 00:00

El boicot a Las Misiones

Written by  Eduardo Borunda
Rate this item
(0 votes)
La acción colectiva como un instrumento de presión social tiene en jaque a uno de los establecimientos comerciales más importantes de Ciudad Juárez. Las Misiones, el centro comercial que se ubica cerca del consulado de Estados Unidos en Ciudad Juárez ha sufrido la peor de sus pesadillas y puede quedarse como un monstruo blanco en su intento de ganarse unos cuantos pesos, puede perder miles de millones pero de dólares.

El boicot de la primera semana de enero rindió frutos, sus pasillos se vieron vacíos con pocos clientes en los establecimientos, poniendo en peligro la viabilidad financiera de los mismos y lo que es más preocupante la pérdida de empleos para la localidad por un solo principio: la voracidad de los dueños del centro comercial.

La mayor inquietud y por supuesto el origen del malestar de los juarenses es el cobro que no se justifica por un servicio que por ley está garantizado como gratuito. En tiempos de campaña electoral se enarboló esa bandera de no cobro, sin embargo nos despertamos con la inquietante noticia que este centro comercial empezaría de nueva cuenta a “cobrar” por ir a comprar a su centro comercial. Es decir, la lógica nos dice que en el pago de los servicios y productos que compramos están incluidos los gastos de operación del centro comercial, sin embargo, justificados en un esquema de seguridad que ya no aplica para nuestro municipio la “voracidad” se adueño en perjuicio de los consumidores juarenses.

No son los 5 o los 20 pesos sino el abuso que de una necesidad de los consumidores se aprovechara para hacerse más ricos a los dueños de un centro de servicios. Estoy seguro, que el boicot va a seguir y que seguramente los dueños van a regresar al esquema de un estacionamiento seguro, gratuito y que beneficie a la economía de los que íbamos a ese centro comercial. Todos ganamos. Esa debe ser la política comercial de ellos y de nosotros, los consumidores.

Sería catastrófico que tiendas comerciales a nivel nacional tuvieran que cerrar por las nulas ventas, perjudicando de paso a comercios locales, que no tienen vela en el asunto pero que cuando se ubicaron en el lugar no imaginaron la reacción ciudadana. También hay que decirlo, la reacción no fue espontanea, fue orquestada y al ser un beneficio de todos, muchos se aprovecharon y se subieron al reclamo. Comparen los precios, las ganancias de los productos son más de lo que pagamos por el boleto de estacionamiento y sacando cuentas, no les conviene seguir con esas tarifas que no son baratas ni hay porque pagar. A fin de cuentas es nuestro dinero y podemos hacer con él lo que nosotros queramos, pero es una opción si lo queremos dar o utilizar en un beneficio, lo reitero es una opción no una obligatoriedad.

Esa es la lógica de la acción colectiva, la participación social que se traslada de lo público a los intereses de lo privado. La cuesta de enero y un poco más de febrero, así como una continua campaña de boca en boca y más en las redes sociales ha propiciado la movilización y desmovilización con el tema de Las Misiones. Decía muy bien Nicolás Maquiavelo que no se podían meter con el dinero del pueblo, aquí las consecuencias.

Por lo pronto se anuncia otro fin de semana para no ir a ese centro comercial, pero lo más importante es que los comerciantes de Ciudad Juárez así como los consumidores entendamos el mensaje de este conflicto, ya que no podemos seguir sufragando gastos escondidos en los bolsillos de nosotros. La decisión está en sus manos, apoyar una campaña en la que todos ganamos o sentarse a ver que otros tomen las decisiones por nosotros.

Read 24 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…