UACJ

Pulso Industrial

Thursday, 14 September 2017 00:00

Democracia en riesgo

Written by  Eduardo Borunda
Rate this item
(0 votes)
Esta semana se estuvo llevando a cabo el Quinto Congreso Internacional de Ciencia Política. El tema central fue Democracia en riesgo: desigualdades, discriminación y corrupción. Con una infinidad de analistas políticos, politólogos y especialistas en la materia el tema fue abordado el visto bueno de los organizadores, entre ellos la FEPADE, el INE, la Universidad de Quintana Roo, El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación así como otras instancias electorales locales.

La pregunta central ya no era si vivíamos en una democracia o no, sino como la democracia estaba amenazada por la propia desconfianza ciudadana. Los niveles de participación no sólo en el proceso electoral son bajos, los ciudadanos no confían ni en sus vecinos. La replica es constante, el nivel de descrédito de la esfera de la política ha tocado fondo y puede hundirse más. Las instituciones evaluados a nivel local y desde el plano nacional son coincidentes, las instancias de gobierno tienen la más baja confianza entre los ciudadanos.

Mas de 18 mil millones de pesos costaran las elecciones del 2018. El despilfarro económico que se genera en la organización del proceso electoral hace que la democracia mexicana tenga un alto costo, que ningún otro país genera. El costo estimado con 80  millones de electores seria de 225 pesos, pero como no todos votan cada voto cuesta mas y mas, dependiendo del tipo de elección, candidato y partido.

En el imaginario de ciudadanos abstencionistas se han encontrado frases que rebotan entre la clase política: todos los partidos son iguales, todos los candidatos dicen lo mismo y siempre son los ciudadanos los que son afectados por el incumplimiento de las promesas de campañas. Por ello, sostienen este grupo de personas que no votan porque todos son iguales.

Ante este panorama, surge la pregunta ¿Qué podemos hacer los ciudadanos? La confianza se gana y hay que reconocer que sin ciudadanía libre no hay una democracia tangible. Por ello, con la participación no sólo en la esfera de lo electoral producirá un efecto positivo, hay que reunirse con sus vecinos, apoyar las acciones de las escuelas, de las iglesias de la vida comunitaria para mejorar nuestro entorno. Un parque se mantiene limpio con la acción de los ciudadanos y no dejando solo en estos espacios públicos toneladas de basura que contaminan el medio visual.

El llamado es entonces a la participación de la sociedad, para poder cambiar el México que sufre de una  crisis de credibilidad en sus instituciones. El proceso electoral está en marcha, ya inicio y el calendario electoral que tendremos puede proporcionarnos una idea de lo monumental que será la jornada electoral con la elección de presidente de la república, los 128 senadores, 500 diputados federales y los 2,777 cargos de elección popular en los estados, incluyendo a  la Ciudad de México. Es decir 3,406 propietarios de un cargo así como otros 3,405 suplentes.

 Las candidaturas independientes ya están siendo convocadas, en los próximos días escucharemos los nombres de quienes aspirar a ser considerados como tales, las notarias tendrán chamba extra, ya que deberán registrar las asociaciones que vinculen a un proceso electoral las aspiraciones personales de varios hombres y mujeres que buscan un hueso ante la crisis de los propios partidos políticos. La personalidad de cada uno de ellos los llevará al éxito o al fracaso, las vías están abiertas.

Por lo pronto falta esperar el día de la gran elección, elecciones concurrentes, la saturación de mensajes, la desesperación por el voto, el registro de candidatos, las campañas en cada uno de los rincones del país, las encuestas, la impugnación de las campañas de los acuerdos en los institutos electorales, los debates presidenciales y pero aún más la guerra sucia que enloda una democracia costosa. En fin, tendremos una democracia en riesgo por los temas de corrupción, por una desconfianza ciudadana que nos dice que no podemos creer en las instituciones públicas y que se relacionan directamente con la política, porque la política ha sido denigrada y pervertida de su noble fin que en el bien común para convertirse en el fin personal y   lucrativo de políticos pobres. En conclusión, los ciudadanos tienen en sus manos el poder que les han negado los gobiernos que han sido elegidos por las minorías.

Read 280 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…