UACJ

Pulso Industrial

Wednesday, 16 May 2018 00:00

Lo que se ve no se pregunta

Written by  Daniel Valles
Rate this item
(0 votes)
¿Por quién vas a votar? ¿A quién recomiendas? ¿No hay ni a quién irle? Eso es lo que se escucha preguntar por todo el país.

La gente está al pendiente de lo que dicen los candidatos, pero también tratando de averiguar por las opciones que tienen. Que ya sabemos. Se dice que son cinco, pero en realidad son tres. (Menos una).

Este domingo que se celebra el segundo debate entre quienes aspiran a ganar la elección, el país entero lo verá. Como nunca antes la gente estará al pendiente. Solo que por muy diversos motivos. El morbo y no otra cosa, es el principal elemento motivador para ello

La gente quiere ver qué dice Andrés Manuel, “El Peje”. Quieren ver si se pelea con Anaya o Meade. Desean ser testigos si los “manda al diablo” o de “chachalacas” no los baja.

No es que-necesariamente-le deseen algún mal. Sino el constatar y comprobar las sospechas de que algo así pueda suceder. Quieren ver si sucede.

Lo que hagan los demás no es tan importante. Contará sin duda. Pero lo que mueve a los mexicanos, para bien o para mal, es la “pejemanía” que se ha desatado.

En las últimas dos participaciones electorales de Andrés Manuel no había levantado tal expectativa. Creo que él se va a mantener dentro del lado seguro y amable, dicharachero y campechano del primer debate.

Sabe bien que él puede ser y es, su peor enemigo. No sus contendientes. Lo saben sus asesores también. Entonces, me parece que Don Andrés será una réplica del anterior debate.

El señor Meade y el señor Anaya, se irán con todo contra el puntero. Sobre todo en segundo.

Éste directamente tratará de sacar de sus casillas a AMLO. Para que diga algo que le resto puntos. Pero AMLO irá con su estrategia de: “amor y paz”.

Meade, tratará de convencer al electorado que es el mejor preparado de los que posibilidades tienen. Lo ha anunciado ya. Lo ha dicho en entrevistas que ha dado esta semana.

Margarita,-esto es lo que escribí antes de conocer que se retira de la contienda. Dejaré tal y como lo escribí-creo que será igualmente simpática e inteligente como lo fue en el primer debate. Pero eso no le será suficiente para elevar en algo su posibilidad de llegar a la presidencia. Creo que su participación ha sido solo para mermar a Anaya. Lo que en cierta manera contradice el esfuerzo que hace. Su motivación no es la correcta.

El señor Jaime Rodríguez, algo más querrá mocharle a alguien. Creo que sus asesores no le han dicho que las políticas que en Singapur estableció Lee Kuan Yew (1923-2015) como los azotes y la pena de muerte a los corruptos y narcotraficantes, han funcionado porque partió de otro contexto cultural. Y porque lo más importante fue el ejemplo y autoridad moral que previamente estableció y tuvo. Y no le han dicho al señor Rodríguez, usted es el Bronco, no es un Lee Kuan Yew.

Pero eso no es todo.

El sentimiento que hay en el país por debajo de todo lo anterior es uno de incertidumbre, que luego se torna en temor. Lo que lleva necesariamente al caos. ¿Por qué? Porque todo lo que es incierto, lo desconocido, lo que no se entiende, lo que provoca terror, es caos.

En contraste está lo que conozco, lo que entiendo, lo que es seguro. Es orden establecido. Es el Statu Quo.

Caos no es sinónimo de malo. Solo de incierto.

La gente en el país concuerda en que hay un ambiente de intransigencia que raya en lo bélico. Las ofensas e insultos están a flor de piel. Las redes sociales se han convertido en un campo de batalla.

Las campañas mismas se han vuelto invectivas a más no poder. El sentimiento de odio e intolerancia es ya el común denominador. Y esto no es para dar risa.

No es cómico lo que sucede. Es un síntoma de que algo grave y dañino ha sucedido. El tejido social está desgarrado y pude desgarrarse más. De una manera en que esté lejos de toda reparación

¿Por qué tanto odio?

Porque la personas están hartas y cansadas de la gran corrupción que impera en todas las áreas de la sociedad. No solo del gobierno. Aunque es aquí donde y quien más daño ha ocasionado a la gente. Que olvida que también la gente se ha beneficiado de ella.

Las redes sociales dan cita de lo que sucede y ha sucedido en los diferentes gobiernos y con los funcionarios. A eso hay que sumarle las campañas con noticias falsas. Las que proceden de agencias virtuales o creadas exprofeso para ello. Que no tienen sustento y reconocimiento público y que abonan a la crispación.

La gente se cansó de la corrupción, sí, es un hecho. Se cansó de que sean otros los que siempre se llevan lo que les pertenece. También de que sean otros los que siempre ganan y la gente sea la que pierde siempre.

¿Por qué tantas personas han tomado estos criterios y actitudes beligerantes contra el Statu Quo?

Porque necesitan un estándar para encontrar el valor que no tienen. El que les han arrebatado o negado tanta canija corrupción. Y por encontrar un significado para su vida. Por eso se adhieren a un estándar que está siendo tolerado, protegido y animado.

El del discurso o mensaje invectivo que protagonizan algunos de los candidatos. Eso otorga valor y significado a la vida de mucha gente. La que no ven se restaure o les otorguen más que votando en contra del sistema que conocen. El que está agotado y les ha despojado de su valor y condición de personas, de ciudadanos.

Pero han escogido la anarquía. No la rebeldía. La intolerancia y no el respeto. Eso es ser amenazadores, que no peligrosos. Queridos amigos, tiene al país dividido. Crispado. A punto de ebullición.

Y todavía sale un partido promocionando su causa con cara de tigre. No bueno. Como si fuera necesario agregar mensajes subliminales de violencia. Mal por este partido de Encuentro Social. Que por un plato de lentejas vendió su primogenitura.

        La bajada es más fácil que la subida. Por eso la corrupción y la violencia avanzan más rápido y fuerte que la virtud. La gente no sabe ser peligrosa usando la verdad. Usan la mentira, la calumnia. El discurso invectivo

Por lo mismo los ataques violentos que sufrimos periodistas, comunicadores y cualquier persona que se atreva a opinar de manera diferente a las respectivas campañas que ahora mismo vemos.

Ya no digamos quienes han sido asesinados. Esa, es otra historia y puede que tenga también otras causas.

Estas campañas de acoso y difamación, de “bulling”, no son solo de los seguidores de un partido. Son los de los tres contendientes principales. Unos más intolerantes que otros.

El próximo debate va a dejar casi todas las cosas en su sitio. Ya no hay tiempo para más. Solo seis semanas y llega la elección. Me inquietan dos cosas.

Uno, la semana después de la elección y dos; la salud de Andrés Manuel.

 Lo primero por el sentimiento de hartazgo, intolerancia, anticipación y crispación que hay. Un revés y existe la amenaza de soltar al tigre. Y lo segundo, si gana, son seis años. Ahí dejo El Meollo del Asunto.

Read 54 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…