UACJ

Pulso Industrial

Tuesday, 13 September 2016 00:00

Buenos hábitos

Written by  Misael Máynez
Rate this item
(0 votes)
Durante los últimos meses he sostenido y hecho público mi pronóstico del crecimiento del PIB en 2016 para nuestro país: 1.8%. Todos los pronósticos rondaban el 2.5 – 2.9% y en el transcurso del año  lo han ajustado; ayer, 6 de septiembre, Merryl Linch hace nuevo ajuste y pronostica un crecimiento de 1.9%, pero estoy seguro que al término del año no lograremos llegar a ese número. Es triste, pero esa es la realidad que vivimos.

Este pobre crecimiento se entiende básicamente  por dos golpes que hemos sufrido: 1) La caída sostenida del precio del petróleo y las exportaciones a Estados Unidos, lo que ha hecho un boquete financiero insostenible para el gobierno federal y por ende en el gasto público como apalancamiento para el crecimiento de la economía. No logramos fortalecer el consumo interno. Los empleos que hemos generado son empleos mal pagados y los pocos que había con salarios medianamente dignos se has esfumado para sustituirlos por otros peor pagados. La estadística es muy clara.

2) El consumo externo ha caído y todos los países batallan en crecer. La falta de confianza por los disturbios en Oriente Medio; el obscuro panorama de crecimiento mundial y el estancamiento de las economías emergentes por la caída de los “comodities” ha generado un círculo vicioso entre economías desarrolladas y emergentes sumergiéndonos en un espiral descendente de crecimiento global.

México no ha sabido capitalizar sus fortalezas para hacer frente a este círculo vicioso y la economía no crece. De hecho no se han reflejado cifras más duras del comportamiento económico por el apoyo que hemos tenido en la deuda, que ya ronda el 50% del PIB, pero este endeudamiento es riesgoso y tarde o temprano nos cobrará la factura en crecimiento, interés e inflación.

Necesitamos hábitos nuevos que nos ayuden a salir del atolladero de no hacerlo los hábitos actuales nos meterán en serios problemas. No hacemos nada para incentivar nuevas industrias, no definimos estrategias claras para desarrollar industrias y regiones clave, no damos la batalla decidida y firme contra la corrupción a pesar de páginas y páginas, discursos e informes sobre reformas, leyes y organismos encargados de disminuirla. Mientras no reconozcamos que ese mal hábito nos carcome crecimiento del PIB superior al 7% no haremos nada con determinación. Urgen nuevos hábitos, unos buenos.

Es como la estrategia para eliminar la obesidad en la población. Todos vamos a decirles que se alimenten saludablemente, pero déjeme platicarle una experiencia personal.

Estaba en una colonia popular y cometí el grave error de hablar de la alimentación sana, saludable y demás adjetivos para que disminuyera la obesidad que aqueja a los mexicanos y una señora jefa de familia de aproximadamente 50 años me para en seco y me dice: “Misael, todo lo que dices suena muy bien mijo, pero dime cómo le hacemos para comprar todo lo que sabemos que es saludable. ¿Sabes cuantos días tenemos comiendo únicamente huevo? No alcanzamos para nada más. Ya quisiéramos cambiarle a papas y frijoles cuando menos”.

¿Cómo podemos pedir nuevos hábitos si la realidad nos alcanza? Igual aplica al atacar la obesidad que al buscar crecimiento económico.

No estamos haciendo lo correcto. No estamos como país facilitando las cosas para que podamos reiniciar con otros buenos hábitos.

El trabajo es mucho, debemos redoblar esfuerzos para que construyamos las oportunidades que anhelamos.

Nuestras autoridades tienen que reconocer el ofrecer disculpas, por muy bien intencionadas que sean, no alcanzan. No dan para soluciones, sólo atizan el encono.

Read 604 times
More in this category: « Economía disminuida
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…