UACJ

Pulso Industrial

Thursday, 24 May 2018 00:00

Arrancan las campañas

Written by  Raúl Ruiz
Rate this item
(0 votes)
Se desata la jauría electoral. Como si fuera la caza de la zorra, casi un centenar de candidatos de los diversos partidos políticos e independientes, en Ciudad Juárez, se lanzan tras la presa.

Todos quieren encontrarla y devorarla.

Es la curul para el congreso estatal, la presidencia municipal, regiduría o la sindicatura.

La gran mayoría de los participantes son desconocidos de la gente que votaría por ellos.

Hay otros con experiencia pero no han podido desplegar una imagen confiable que los haga convencer al electorado.

Por otra parte, las autoridades electorales se empecinan en bloquear la posibilidad de que estos candidatos puedan acercarse a la gente.

Yo pienso que los políticos deberían de estar en permanente comunicación y campaña.

Es inaudito truncar la expresión de quienes pretenden el poder, en aras de una fingida democracia.

¿Por qué limitarlos?

¿Por qué amordazarlos?

40 días para darse a conocer entre la nata de candidatos es sencillamente imposible de lograr.

Da tristeza y pena ajena, ver candidatos extraviados en el tiempo. En la pasividad. En la parsimonia.

Esperando en una hamaca a que llegue el 24 de mayo para iniciar campaña. ¿Qué van a hacer? Nada, prácticamente nada.

Sé que los partidos políticos dejan a su suerte a sus candidatos. Sin recursos.

Miserias que les vienen dando a mitad de la campaña cuando todo estará perdido.

El tope de campaña para diputados federales es de 1 millón 300 mil pesos. Y en algunos casos, los dirigentes de los partidos les dan sólo 15 mil pesos en efectivo y un centenar de gorras, camisetas y banderolas.

Candidatos a una alcaldía batallando por lo indispensable; faltando quince para las doce.

Antes, una campaña en toda forma tenía una estructura interna perfectamente sincronizada. Un equipo electoral que cubría el total de las casillas con representantes de partido y candidatos. Un encargado de medios que elaboraba una estrategia para acrecentar la imagen del candidato. Un equipo de simpatizantes que acompañaban al candidato a sus recorridos, cruceros y visitas domiciliarias.

Y obvio, fondos suficientes para combustible, papelería, avituallamiento de los equipos en campaña; y claro la propaganda en carteleras, posters, banderines, engomados para los autos, etc.

Hay que decir también que esos candidatos traían un discurso muy bien articulado, no ocurrencias del momento.

“Ah que tiempos, señor don Simón”.

Hoy todo cambió. En cuarenta días pretenden penetrar en la conciencia del elector sin más fuerza que la buena intención por mejorar las condiciones de la gente. Sólo la intención. Un político profesional trabaja todos los días en la penetración de su imagen hacia el distrito, municipio o estado donde pretende gobernar.

En estos tiempos sórdidos, la incursión de billete sucio tiene más incidencia que nunca. Grupos criminales se acercan a ofrecer sus servicios financieros, a cambio de impunidad futura. Esto en el mejor de los casos. En lugares serranos los obligan y si se resisten los desaparecen.

De una vez lo diré. Ganarán las elecciones quienes inviertan más recursos en sus campañas. Quienes pretendan el poder, tendrán que invertir de sus bolsillos o conseguir inversionistas para su proyecto. Los dirigentes de los partidos se embolsarán los doce mil millones de pesos que les reparte el INE.

“Un político pobre… es un pobre político”. Carlos Hank González.

Read 54 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…