UACJ

Pulso Industrial

Thursday, 15 March 2018 00:00

Pequeños y medianos saltamontes

Written by  Raúl Ruiz
Rate this item
(0 votes)
A la muerte de las ideologías, mueren también los valores y principios más profundos de la militancia partidista, como la solidaridad, la lealtad, la unidad, entre otros.

Surgen nuevos moldes a seguir.

El pragmatismo se apodera del escenario y la codicia los hace presa.

El materialismo es la nueva ideología que priva entre la clase política y la partidocracia acepta ya cualquier variable.

Desde los albores del milenio, la corrupción y la impunidad crecieron exponencialmente. Al grado de aceptar sin problema a quien admita con todo descaro ser parte de un circuito donde la deshonestidad no sólo se consiente, sino que se aplaude.

Reconocerse en el contorno de la opacidad y la podredumbre, donde lo irregular y lo indebido es divisa para trepar en la escalinata del poder; saltar de un partido a otro deja ya de sorprendernos.

Deliberar sobre la integridad de quienes cambian de color, es ocioso.

Hay muchas razones por las que un político profesional se desprende de su matrix partidista y camina entre las brasas candentes que le impone la exigua inquisición posmoderna que opera en las redes sociales.

Hoy es muy común encontrarlos en los saltimbanquis de la partidocracia.

Vivimos tiempos sórdidos, donde la mentira, el engaño, la demagogia y otros vicios, envuelven a los participantes en política. Es tan difícil reconocer cuándo es que un político trae buena pasta para representar a sus electores.

Hasta los que otrora fueran adalides de la moralidad y las buenas costumbres, hoy se ven involucrados en delitos de lavado de dinero, fiestas licenciosas, y actividades indecorosas.

Pienso que en vez de juzgarlos, analicemos sus historiales personales, su trayectoria política, su discurso actual y lo contrastemos con su historial.

Es una necedad hacer cuestionamientos nimios como: ¿Qué ha hecho por su ciudad?, ¿Por qué cuando estuvo bajo las órdenes del mandatario, no lo denunció?

Como si de las respuestas dependiera una calificación aprobatoria para dejarlos continuar en su lucha por llegar al poder.

El elector debe recordar que el objetivo central de un partido político es la adquisición del poder. No es la de ofrecer a la ciudadanía tranquilidad, seguridad, empleo, ni oportunidades de desarrollo económico. Educación o una ciudad bella.

Esos ofrecimientos son un plus de campaña. Y ya estará de Dios que los lleguen a cumplir.

En este espectáculo de acrobacia, no todos los trapecistas brincan y vuelan para colgarse del primer columpio que pasa a su vera.

Hay que decir que en algunos casos fueron forzados a retirarse del partido al cual pertenecieron prácticamente toda su vida.

Unos porque las dirigencias fueron tomadas por asalto, o bien porque las camarillas internas se veían amenazadas por estos grillos convertidos en saltamontes.

No es lo mismo ser un damnificad, que un saltamontes oportunista.

Veamos el caso de Margarita Zavala. Salta a la figura independiente obligada por la espada sarracena de Ricardo Anaya, cuyo único objetivo fue el de coronarse como el candidato a la presidencia de México, aunque en el camino se le fuera la mitad del panismo nacional.

Un caso similar ocurre en las filas del PRI en la frontera. El mejor posicionado para ganar las elecciones bajo la bandera tricolor era sin duda, Javier González Mocken, archiconocido como SUPERMOCKEN.

Sin embargo, los grupos de toda la vida, lo bloquearon hasta que decide saltar a MORENA, donde se relamen los bigotes porque con él se fueron los operadores territoriales más eficaces que tenía el PRI. Y seguramente lo ungirán como el candidato MORENO para la alcaldía.

Otro caso parecido es el de Cruz Pérez Cuellar, quien abandona el PAN luego de haber pertenecido toda su vida a ese partido. Su compadre del alma Javier Corral, agandalla la senaduría luego de una elección interna en la que le cuatriplicó la votación, sin embargo en una queja presentada ante el CEN; en la que lo acusa de haber “acarreado” a sus votantes, lo descalifican y lo echan del partido.

Con él se va la mitad de la estructura que fundó y acrecentó; y hoy es candidato al senado por este mismo partido.

Read 160 times
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…