UACJ

Pulso Industrial

Thursday, 26 October 2017 00:00

¿Justicia “restaurativa”? O comedia teatral

Written by  Raúl Ruiz
Rate this item
(0 votes)
En estos tiempos sórdidos, el tema de la justicia es tan “elástico” que en el momento de la aplicación de la ley, se beneficia o perjudica al imputado, según esté de humor el señor juez; según los intereses políticos que priven en el caso; o los intere$e$ que muevan al juzgador.

Los abogados puristas me podrán refutar esta categoría con decenas de argumentos en los que, con los códigos en la mano, intentarían destruir la percepción que todos los mexicanos tenemos sobre justicia.

Pero en la profundidad de los preceptos, todos sabemos que lo que se está viviendo es una deformación de la probidad y parcialidad de la ley.

Es evidente que la clase política, en contubernio con la oligarquía, han ido maquillando paulatinamente las leyes y reglamentos para que luego, “bajo el imperio de la ley”, sus fechorías, raterías, desfalcos, saqueos, malversaciones y pillajes, queden cubiertos por un imperceptible manto llamado… impunidad.

El más reciente y no menos escandaloso caso es el del ex presidente municipal de Chihuahua, Javier Garfio, quien fuera detenido y encarcelado por el delito de peculado. Un desvío de 328 millones de pesos.

Fue sometido a juicio y luego de declararse culpable en lo que hoy se llama juicio abreviado, fue sentenciado a compurgar tres años de prisión, una absurda sentencia, pero como la misma ley indica que este delito, NO ES GRAVE… Pues pudo salir en libertad.

Se supone, que antes de salir hubo de reponer el daño, o sea devolver la cantidad sustraída, además de pagar una multa de más de 400 mil pesos. Pero según información reciente, al parecer no ha reparado aun el daño, y ya está gozando de libertad.

Entre abogados, acá en corto, unos, los más cuadrados, los puristas, los que no se salen de la norma establecida, defienden la postura legaloide del beneficio recibido al criminal confeso. ¡Es la ley! Dicen enfáticos.

Incluso dicen… “Aquí nada tuvo que ver el gobernador, es el sistema de justicia quien lo determinó así. No es inocente, es culpable, pues es confeso, pero la ley determina que puede salir en libertad si se cubren algunos puntos técnicos y se cubrieron”.

Por su parte el gobernador, Javier Corral comenta… “Se trata de una justicia restaurativa, conseguimos que devolviera el dinero sustraído, y servirá para obras de gobierno”. Qué comodidad dejar pasar de largo el hambre de justicia que necesitamos los chihuahuenses.

En el submundo de la política, entre las brumas de la posverdad, se escucha que Javier Garfio se avino al programa de testigos protegidos y que por eso le concedieron la libertad y se “ajustaron” a su favor todos los tecnicismos jurídicos para que le resultara la sentencia como le resultó.

Una extraña manera de ver la justicia. Muy a la ligera.

Ya en otra ocasión escuchamos una revelación muy imprudente por parte de Javier Corral, “El caso de Miroslava está resuelto… Fue el narco. Y en esos espacios no nos metemos”. Dijo.

Por otro lado, su némesis, Jaime García Chávez, considera este caso, el de Garfio, como parte de una comedia teatral en la que el mandatario chihuahuense juega con la política y la justicia para su beneficio particular.

Nunca como ahora, el manejo de la justicia se presta para servir de comparsa a los intereses de los mandatarios. Su manipulación es tan obvia y manifiesta que aunque se pretenda justificar con el código como “comprobante”, la sociedad sabe y resiente.

No necesitamos una dictadura gorilezca, ya tenemos una más diabólica, pero más sutil. 

Read 235 times Last modified on Thursday, 26 October 2017 15:14
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…