UACJ

Pulso Industrial

Saturday, 17 September 2016 00:00

Los escombros del PRI

Written by  Raúl Ruiz
Rate this item
(0 votes)
Pepenadores del tricolor... Finalizaron los trabajos de demolición de PRI en Chihuahua. Luego de una exhaustiva pero efectiva estrategia de auto destrucción partidista, finalmente César Duarte Jáquez entregará no sólo un estado empobrecido merced a su desmedida ambición y enriquecimiento ilícito.

Un gobierno endeudado por el pésimo manejo de las finanzas donde ya aparecen desfalcos en Fiscalía, Junta Central de Agua y Saneamiento, Colegio de Bachilleres y Pensiones del estado.

Y un partido destruido hasta los cimientos por la inexplicable y necia estrategia de impugnar todo, como si de verdad el PRI hubiera sido despojado del triunfo electoral mañosamente.

Muy lamentable que el perverso goberladrón en su formato de dictador, se haya hecho servir de lealtades a toda prueba como la de Guillermo Dowell al grado de obligarlo a canjear todo su capital político, su credibilidad y prestigio por una instrucción kamikaze.

Ni los propios priyistas lograban comprender como se iba derritiendo la otrora solidez tricolor por la negligente tozudez de Dowell, ordenada por su gobernador, utilizando como fuerza legaloide la incompetencia de 650 abogados priyistas que evidenciaron ignorancia supina en su genuflexión.

No hubo ápice de dignidad.

En el derrumbe, los muros del "nuevo PRI", aplastaron sus figuras más acabadas.

Y entre el cascajo, polvorientos y maltrechos, se quieren levantar algunos "sobrevivientes".

En su desconcierto, alcanzan a emitir gruñidos como los zombies de The Walking Death.

Son maldiciones para César Duarte, su verdugo demoledor y su especialista en demoliciones, Guillermo Dowell Delgado.

Para reconstruir al PRI se requieren nuevos planos en su estructura.

Sólidos soportes ideológicos reforzados con novedosas propuestas de verdadera utilidad pűblica, pero sobre todo, una creíble "mea culpa" que los redima del mal oficio al que los retrajo su "líder" estatal.

No se necesita ser clarividente para saber que en el 2018 les va a caer una losa de concreto encima.

Y luego en el 2021 una gruesa carpeta de chapopote sobre los candidatos que postule el PRI, para sellar cualquier oportunidad de triunfo tricolor.

Con todo y que el PRI huele a muerto, algunos oportunistas de la desgracia quisieran sacarle tajada a los desperdicios.

Me refiero a que derruído y todo, entre la broza y el cascajo hay algunas plurinominales de las que pueden succionar los que logren edificar su futuro inmediato con las candidaturas de atarjea. O sea las que se deslizan bajo la cañería pero que valen igual que una ganada en las urnas.

Manos  contrahechas por el agamenón tricolor se alzan para reconstruir el pedacerío.

Lilia Merodio, Teto Murguía, Fermín Ordoñez y Enrique Serrano.

Ellos saben que no representan la imagen del tricolor competitivo que hoy requiere su demolido organismo político.

Nada podrían hacerpor su recuperación. Todos son perdedores.

Excepto Lilia que aunque no participó en esta competencia, pertenece sin duda al PRI tradicional que tanto daño ha causado al país.

Los otros son los perdedores directos que fueron repudiados en la urna y que si volvieran a aparecer, los vuelven a vapulear.

Su interés es la mezquina intención de manejar un presupuesto rabón y acomodarse en las pluris que vienen.

No tienen la mínima idea de como superar su deterioro. Andan solo a la lastimosa pepena.

Entre los supervivientes menos dañados, encontramos a supermocken, quien si fuera postulado por el PRI nuevamente para alcalde tendría  muchas oportunidades de triunfo.

Y Antonio Andreu, quien ha sido triunfador en dos ocasiones contra los panistas en sus propios bastiones.

Y ya fue presidente del CDM en Juárez, entregando un exitoso reporte.

Hoy es el presidente de la JMAS y pese a la circunstancia ha hecho un trabajo sin  distingos partidistas, lo que le proporciona una buena imagen pública.

Supermocken no ha levantado la mano, y que bueno, porque chamuscaría su capital de inmediato.

Tampoco toño, pero los priyistas menos calcinados, tratan de convencerlo.

Yo no recomendaría que les hiciera mucho caso.

Sin embargo, no veo a nadie que pueda remontar un poco la derrota, en cuando menos once años de elecciones.

Gacho, ¿no?

Read 544 times Last modified on Saturday, 17 September 2016 15:54
Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…